La Hora del Planeta en Ecuador, una apuesta por el consumo responsable

La Hora del Planeta 2017 será celebrada el sábado 25 de marzo, entre las 8:30 y las 9:30 PM, hora local. Ingresa a www.wwf.org.ec/planectate o síguenos en Facebook (@WWF Ecuador) para conocer más sobre esta iniciativa en Ecuador.

A pesar de ocupar un poco menos del 3% del área terrestre del planeta, las ciudades son las principales contribuyentes al cambio climático: consumen más del 75% del total de energía a nivel global, y producen más del 50% del total de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). Pero también representan la mejor oportunidad para revertir estas tendencias, mejorar la calidad de vida de sus habitantes y reducir la huella ecológica global.

Cumpliéndose de 10 años de su primera celebración, el movimiento ambiental colectivo más grande del mundo, La Hora del Planeta, sigue movilizando individuos, comunidades y organizaciones a nivel global,  las cuales forman parte de la lucha para enfrentar el cambio climático. El movimiento creado por WWF, se inició como un evento simbólico en Sidney, en 2007, y desde entonces ha crecido involucrando a más de 7000 ciudades y 170 países y territorios.

Este año en Ecuador, La Hora del Planeta hace un llamado a los ciudadanos a ser parte activa e integral de la acción para mitigar el cambio climático y a estar conscientes de los efectos que tienen sus  elecciones de consumo sobre el entorno natural y social. A través de la campaña “Planéctate: tu rutina por el Planeta”, WWF-Ecuador invita a la ciudadanía a conectarse con el planeta a través de decisiones conscientes y responsables en su día a día. La campaña hace énfasis en cuatro aspectos, todos al alcance de las personas, que pueden marcar la diferencia en la lucha frente al cambio climático: un uso más responsable de la energía y agua, el consumo responsable de alimentos y la reducción en la generación de desechos.

“Es el momento de repensar a las ciudades y sus habitantes, y reconocer el papel clave que pueden desempeñar en la mitigación y adaptación al cambio climático”, dijo Hugo Arnal, director de WWF-Ecuador. “Para lograrlo, es necesario una apuesta por el cambio en los patrones de producción y consumo hacia unos más sostenibles y responsables con el ambiente. La Hora del Planeta es una oportunidad para resaltar el poder que tienen los ciudadanos, a través de sus decisiones diarias, para mantener entornos naturales saludables y hacer uso responsable de sus recursos naturales”, agregó.

El sector de alimentos y bebidas, la actividad hotelera y otras operaciones turísticas, tambiéncumplen un rol clave cuando se trata de promover estilos de vida más responsables y sostenibles con el ambiente. Continuando con la iniciativa de la Gira Gastronómica por el Planeta, iniciada en 2016 en Ecuador, este año restaurantes en Quito, Guayaquil y Puerto Ayora, Galápagos, celebrarán La Hora del Planeta ofreciendo platos innovadores en base a productos locales, de temporada, socialmente responsables y ambientalmente sostenibles. Además brindarán una experiencia única con luces reducidas al mínimo, contribuyendo con el apagón simbólico que se realiza en todas las ciudades del mundo.

Puerto Ayora, isla Santa Cruz, Galápagos, varias instituciones públicas y privadas llevarán a cabo una Feria de Consumo Responsable que unirá a productores, emprendedores locales, chefs y cocineros de la comunidad, en un espacio de intercambio gastronómico, cultural y educativo. Un concurso de cocina en vivo con Sazón Galapagüeña, entre grandes cocineros de la comunidad, prenderá la tarde, las hornillas y la curiosidad para aprender sobre los varios beneficios de conocer el origen de la comida, y preferir productos locales y de temporada.

Miles de ciudades y varios de los monumentos más icónicos del mundo apagarán una vez más sus luces por La Hora del Planeta. Ecuador no será la excepción. El Centro Histórico de Quito, como Patrimonio Cultural de la Humanidad, apagará cúpulas de 10 iglesias patrimoniales y la Virgen del Panecillo como manifestación simbólica a favor del planeta. A ellos se unirán otras ciudades del país como Guayaquil y Puerto Ayora en Galápagos.

A pesar de ocupar un poco menos del 3% del área terrestre del planeta, las ciudades son las principales contribuyentes al cambio climático: consumen más del 75% del total de energía a nivel global, y producen más del 50% del total de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). Pero también representan la mejor oportunidad para revertir estas tendencias, mejorar la calidad de vida de sus habitantes y reducir la huella ecológica global.

Cumpliéndose de 10 años de su primera celebración, el movimiento ambiental colectivo más grande del mundo, La Hora del Planeta, sigue movilizando individuos, comunidades y organizaciones a nivel global,  las cuales forman parte de la lucha para enfrentar el cambio climático. El movimiento creado por WWF, se inició como un evento simbólico en Sidney, en 2007, y desde entonces ha crecido involucrando a más de 7000 ciudades y 170 países y territorios.

Este año en Ecuador, La Hora del Planeta hace un llamado a los ciudadanos a ser parte activa e integral de la acción para mitigar el cambio climático y a estar conscientes de los efectos que tienen sus  elecciones de consumo sobre el entorno natural y social. A través de la campaña “Planéctate: tu rutina por el Planeta”, WWF-Ecuador invita a la ciudadanía a conectarse con el planeta a través de decisiones conscientes y responsables en su día a día. La campaña hace énfasis en cuatro aspectos, todos al alcance de las personas, que pueden marcar la diferencia en la lucha frente al cambio climático: un uso más responsable de la energía y agua, el consumo responsable de alimentos y la reducción en la generación de desechos.

“Es el momento de repensar a las ciudades y sus habitantes, y reconocer el papel clave que pueden desempeñar en la mitigación y adaptación al cambio climático”, dijo Hugo Arnal, director de WWF-Ecuador. “Para lograrlo, es necesario una apuesta por el cambio en los patrones de producción y consumo hacia unos más sostenibles y responsables con el ambiente. La Hora del Planeta es una oportunidad para resaltar el poder que tienen los ciudadanos, a través de sus decisiones diarias, para mantener entornos naturales saludables y hacer uso responsable de sus recursos naturales”, agregó.

El sector de alimentos y bebidas, la actividad hotelera y otras operaciones turísticas, tambiéncumplen un rol clave cuando se trata de promover estilos de vida más responsables y sostenibles con el ambiente. Continuando con la iniciativa de la Gira Gastronómica por el Planeta, iniciada en 2016 en Ecuador, este año restaurantes en Quito, Guayaquil y Puerto Ayora, Galápagos, celebrarán La Hora del Planeta ofreciendo platos innovadores en base a productos locales, de temporada, socialmente responsables y ambientalmente sostenibles. Además brindarán una experiencia única con luces reducidas al mínimo, contribuyendo con el apagón simbólico que se realiza en todas las ciudades del mundo.

Puerto Ayora, isla Santa Cruz, Galápagos, varias instituciones públicas y privadas llevarán a cabo una Feria de Consumo Responsable que unirá a productores, emprendedores locales, chefs y cocineros de la comunidad, en un espacio de intercambio gastronómico, cultural y educativo. Un concurso de cocina en vivo con Sazón Galapagüeña, entre grandes cocineros de la comunidad, prenderá la tarde, las hornillas y la curiosidad para aprender sobre los varios beneficios de conocer el origen de la comida, y preferir productos locales y de temporada.

Miles de ciudades y varios de los monumentos más icónicos del mundo apagarán una vez más sus luces por La Hora del Planeta. Ecuador no será la excepción. El Centro Histórico de Quito, como Patrimonio Cultural de la Humanidad, apagará cúpulas de 10 iglesias patrimoniales y la Virgen del Panecillo como manifestación simbólica a favor del planeta. A ellos se unirán otras ciudades del país como Guayaquil y Puerto Ayora en Galápagos.

Acerca de WWF

WWF es una de las organizaciones conservacionistas independientes más grandes y respetadas del mundo, con más de 5 millones de socios y una red global activa en más de 100 países. La misión de WWF es detener la degradación de los espacios naturales del planeta y construir un futuro en el que los seres humanos vivan en armonía con la naturaleza, conservando la diversidad biológica mundial, garantizando el uso sostenible de los recursos naturales renovables y promoviendo el descenso de la contaminación y del consumo derrochador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *