Sazón y atención son el éxito de los “Encebollados de Don Chávez”

Hace dos años Ángel Chávez   se  dedicó  a  preparar uno de los platos exquisitos que identifican a  nuestra costa ecuatoriana. “El famoso encebollado” y que está hecho a base de pescado, yuca, cebollas,  y otros añadidos como, chifles, canguil, arroz y pan.

Desde tempranas horas de lunes a sábado llegan sus clientes a  su local, donde vende este delicioso plato ubicado en el Sector de la Morenita, en la calle Asturias y Alcalá  cerca del Cuerpo de Bomberos de Carapungo.

“Tenemos la calidad y el sabor de los grandes nombres, porque es un producto que se  caracteriza por ser 100% natural y en cuanto a su preparación hubo una extensa búsqueda de sabores”, expresa  amablemente el emprendedor  con acento costeño  oriundo del Carmen (Manabí).

La historia de su éxito se remonta hace un año, cuando vino a Quito  de paseo con su esposa  y sus 2 hijos, le gusto la ciudad y de momento vivieron con su hermano, y al poco tiempo después de haber trabajado en un restaurante inició su negocio junto a  un socio que ya finalizó.

Recuerda que al principio  fue muy duro empezar, pues a veces no vendía nada; sin embargo  siempre mantuvo la fe en  Dios y de apoco miró como su negocio prosperó y así fue como en su carrito rojo  todos los días se apostaba en la vereda de la Avenida Cacha en Calderón y meses más tarde  obtuvo su local.

En estas instalaciones trabaja junto a su esposa  Tania Basurto, quien es la que le pone el “secreto del sabor” y ambos desde las 3 de la mañana  elaboran grandes ollas de diferentes platos como guatita, seco de pollo, viche de cangrejo, ceviche de concha, camarones apanados  y su plato fuerte el encebollado.

Mientras comensales como Anderson Gómez va  al local por lo menos una vez a la semana y asegura que su fidelidad  se debe a la exquisitez de su comida y la excelente atención. “Recomiendo que vengan” Indicó.

Para Chávez de 33 años, atender bien a sus clientes y  el amor que le pone  a la sazón es la clave del éxito de su negocio. El valor de los platos es de  $2,50 para servirse o llevar y la tarrina desechable no tiene costo, es decir “No le clavamos impuesto a la tarrina” explico  sonriendo”.

Si usted desea probar estas delicias puede hacer su pedido también a domicilio dentro de la Parroquia de Calderón y contactarse al 0992897776. /R. Encalada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *