Música, danza, teatro, belleza e inteligencia se juntaron en la elección de la reina de Perucho.

San Miguel de Perucho cumple 476 años de existencia y celebra en grande. Música, danza, teatro, belleza e inteligencia se juntaron para desplegar una noche de algarabía en la elección de la reina, el pasado sábado 15 de septiembre.

El salón parroquial fue el escenario elegido, para la presentación de la propuesta escénica de las candidatas a la corona. Guido Alvarado, presidente del GAD Perucho, en su intervención de apertura se mostró agradecido hacia las jóvenes participantes y sus familias.

Momentos de emoción se vivieron durante la aparición de las candidatas en traje típico, quienes se presentaron conjuntamente con el grupo de danza de la parroquia. Los trajes escogidos representaban al pueblo Puruha, a la Cholería del Austro ecuatoriano, a Alausí y a los Salasacas de Tungurahua. Todos ellos, bordados a mano y con hilos multicolores.

La actuación del grupo de teatro “Los Tres Manueles” se inició con la obra “El animero”, también destacaron la historia de los famosos “Monos del Tizne”, “Verano en Perucho”, momentos de tradición e identidad peruchana, que deben trascender en el tiempo. El grupo Rucapa le puso el ritmo a la velada.

Para César Cárdenas, comunicador social, y vocal del GAD Parroquial Perucho, este proceso plantea la necesidad de romper el esteriotipo de este tipo de eventos, incluyendo la participación de la comunidad.

El jurado calificador estuvo conformado por el Mst. Walter Cevallos, coordinador de la delegación centro Carcelén – Calderón de la UTPL; el Lic.  Ernesto Fonseca, director del programa de radio “Recorriendo los Valles” de Irfeyal y el Lic. Carlos Hidalgo, director de “Cero Latitud”, primer medio de comunicación digital de la ruralidad.

Las barras avivaban la noche y los resultados designaron a Evelyn Marcalla, Srta. Ecología y Ambiente; Dayana Alvarado, Srta. Cultura; María José Pasquel, Srta. Turismo. La corona le fue ceñida a Angie Espinosa, peruchana residente en Quito. Las bandas de cada una de las dignidades, les fue impuesta por sus padres en honor a su compromiso con el evento y la participación de sus hijas.

“Considero que más allá de ser un privilegio, el ser reina es una responsabilidad muy grande. A partir de ahora, tengo que trabajar en que mi parroquia se sienta orgullosa de mí. Estoy enfocado en trabajar por los adultos mayores, para que reciban el reconocimiento que merecen por parte de los peruchanos.” señaló Angie, reina electa. G Pagalo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *