Del 16 al 24 de septiembre, cerca de 150 jóvenes ecuatorianos, entre estudiantes universitarios y profesionales de Loja, Ibarra, Santo Domingo y Quito, recorrieron el país como parte de la Misión Idente Ecuador 2016 (MIE) para servir.
Reconociendo la difícil situación que afronta el país luego del sismo ocurrido el pasado 16 de abril, la MIE 2016 se sumó a los esfuerzos de las instituciones públicas, ONG y ecuatorianos en general, asistiendo prioritariamente las zonas afectadas por la catástrofe, gracias a la misión profesional en la que se integraron personas con expertise en áreas de psicología, ingeniería civil y arquitectura.

Ocho expertos en psicología, acudieron a Portoviejo, Manta, Canoa, Pedernales y Bahía de Caráquez, para evaluar las necesidades psicosociales de 204 familias en albergues oficiales y refugios.

Por su parte, seis docentes y estudiantes de ingeniería civil, visitaron Canoa para llevar a cabo una Jornada de Capacitación en Mano de Obra Calificada, a fin de capacitar al personal que labora en obras civiles para que comprenda y utilice las herramientas que se estipulan en la Norma Ecuatoriana de la Construcción (NEC); mientras que, tres arquitectos acudieron a Calceta para emprender un proyecto arquitectónico consistente en una iglesia y aulas para catequesis.
Un total de 24 comunidades, pertenecientes a 8 provincias: Pichincha, Loja, Zamora Chinchipe, Ibarra, Cotopaxi, Tungurahua, Chimborazo y Manabí, fueron asistidas por los misioneros, quienes realizaron algunas actividades enmarcadas en la evangelización, como:

Visitas a casas.

Talleres sociohumanísticos para adultos en temas de: respeto, matrimonio, paternidad y maternidad, familia y alcoholismo; y para jóvenes y niños en temas de respeto, humildad, bondad, amistad y honestidad.

Dinámicas recreativas, bailes y juegos.

Acompañamiento escolar a niños.

Acompañamiento en actividades parroquiales como: rosario, liturgia y procesiones.

Listado de comunidades asistidas por la MIE 2016

Fuente: Dirección General de Misiones Universitarias. (2016)
De esta forma, los misioneros vivieron una experiencia que marcó “un antes y un después en su vida”, como lo precisa María Victoria Rivas, quien participó por segunda vez consecutiva en la MIE. “Ser parte de esta edición de la Misión Idente Ecuador, significó para mí un crecimiento personal inigualable, porque palpar la realidad de otras personas, y en especial de aquellos que se encuentran en zonas vulnerables de nuestro país, es algo que te permite valorar tu vida, apreciar lo que tienes y comprender que estamos aquí, con nuestras capacidades y virtudes, para servir y brindar nuestra ayuda al que está junto a nosotros”, manifestó Rivas.