Hay un enemigo que al Consejo Nacional Electoral le juega en contra y es el tiempo. Está atrasado en varios procesos, luego de cinco meses de la declaratoria del inicio del período electoral.

Este jueves recién se sentarán a analizar el presupuesto que, según ha trascendido, ascendería a 114 millones de dólares. El vicepresidente Enrique Pita no apoyará la propuesta. Dice que recibió  hace 48 horas los documentos para el análisis.

Ahí se incluye la innovación tecnológica del sistema de transmisión y publicación de resultados que sería el mismo que en 2017 tuvo problemas en la accesibilidad. 

“Ya no hay tiempo de hacer un proyecto informático nuevo, tenemos que trabajar sobre el que existía pero con una revisión integral, para que el sistema esté blindado a cualquier situación que pudiera alterar el proceso y los resultados”, acotó Pita.

Le inquietan también las cifras destinadas por ejemplo a la comunicación, porque cuatro millones de dólares se destinarían a la adquisición de equipos y a la contratación de servicios externos. 

Precisa que hay aproximadamente un millón de dólares  para la impresión de Código de la Democracia cuando hoy todo es digitalizado.  

Asimismo el tema de seguridad con las Fuerzas Armadas y la Policía tuvo un presupuesto en 2019 de cerca de 2 millones de dólares y para este proceso se han presupuestado 7 millones de dólares. 

Califica a otras partidas como insuficientes como por ejemplo la asignación de 2 millones de dólares para las acciones de protección para evitar contagios de covid 19 con la aglomeración, la manipulación del material, esferográficos, ligas y papeletas que representan un riesgo. 

En la reunión analizarán además el fondo de promoción electoral que asciende a 42 millones dólares. El pasado 17 de agosto la presidenta del organismo Diana Atamaint propuso un mecanismo de reducción de entre el 10 y el 70%. 

El órgano electoral hizo un levantamiento del catastro de recintos electorales previo a la elaboración del presupuesto, con el fin de definir cuáles podrían ser incorporados. EL TELÉGRAFO