201 obras del pintor ecuatoriano Oswaldo Guayasamín serán exhibidas en los pasillo de 4 pisos del Gobierno de Pichincha hasta el próximo 16 de agosto.

Esta exposición forma parte de las actividades que desarrolla el Gobierno de Pichincha a propósito de la conmemoración de los 100 años de natalicio de este gran artista ecuatoriano.

La ciudadanía podrá observar gráficas (serigrafía, litografía, aguafuerte y técnica mixta) de las series La Edad de la Ira y «Mientras viva siempre te recuerdo», que nos muestran el proceso de pintura de este artista, desde el dibujo hasta las acuarelas, los cuales se han reproducido en edición limitada y firmada originalmente.

La prefecta Paola Pabón agradeció a los hijos de Oswaldo Guayasamín por apoyar este homenaje que permite permanecer vivo su legado.

Mencionó que gracias a su obra el Ecuador fue reconocido a nivel internacional, por su lucha por las desigualdades y por proponer el arte desde otras miradas.

«En reconocimiento y como obligación, lo hemos declarado hijo de Pichincha. Esta distinción es y será siempre ser hijos de las luchas libertarias, hijos de los luchadores y revolucionarios de nuestra tierra, de nuestra América. Guayasamín engloba eso y más. Hijo de Pichincha, como lo es Guayasamín, también invoca una visión de futuro, para mejorar la calidad de vida, para ennoblecer, sin necesidad de oropeles, nuestra convivencia, nuestra obra cultural, literaria, musical, pictórica, cinematográfica, poética», señaló.

Asimismo, como parte de este reconocimiento, en horas de la tarde, el viceprefecto Alexandro Tonello, como acto simbólico, realizó la develación de una placa en el sector La Guaragua, ubicado en el centro de Quito y que fue el lugar donde se ubica la casa natal de Guayasamín.

En este espacio el viceprefecto manifestó que el Gobierno de Pichincha reconoce estos espacios de memoria histórica y que todos los ciudadanos deben unirse en este camino por impulsar la cultura de la provincia y del país.

Por su parte, Saskia y Pablo Guayasamín, hijos del gran maestro Oswaldo Guayasamín, agradecieron al Gobierno de Pichincha por este reconocimiento que considera un gesto muy noble hacia su padre y que los llena de mucho orgullo.

Pablo Guayasamín, además, manifestó que es importante que se realicen este tipo de eventos porque considera que el mejor camino para un mejor país es difundir la cultura y la educación.

«Creo que ahora más que nunca debemos recordar sus palabras, -mantengan encendida una luz, que siempre voy a volver – y ahora el Consejo Provincial ha abierto las puertas con este espacio maravilloso, que esta luz vuelva a recordar a la conciencia de cada uno de los hombres y mujeres que amamos este continente y que nos demos la mano como hermanos».

Dentro de este espacio, la prefecta Paola Pabón, propuso identificar cada año a un hijo o hija de Pichincha, como muestra de estímulo y orgullo ser parte de esta provincia.

Dijo que seguramente existirán muchos motivos para designar hijos de Pichincha a los jóvenes que ahora construyen sueños en sus universidades y en sus espacios profesionales, así como en sus tareas creativas y científicas.

Para finalizar este evento las autoridades provinciales, junto a la familia de Oswaldo Guayasamín, artistas y la comunidad recorrieron las obras exhibidas en los pasillos de cuatro pisos del edificio central del Gobierno de Pichincha.

Complementariamente, la autoridad provincial informó que se realizarán exposiciones itinerantes en los otros 7 cantones de la provincia.

Este homenaje fue amenizado por el Coro Pichincha y la Banda Sinfónica de Pichincha, quienes con su música dieron realce a este homenaje al gran pintor Oswaldo Guayasamín.

El Gobierno de Pichincha apunta a rescatar, promocionar y mantener viva la cultura de la provincia y mediante estos eventos, seguirá trabajando articuladamente con la comunidad de todos los sectores de la provincia.