Por: Gabriela Vivanco

En la selva del Alto Paraná, las mariposas más lindas se salvan exhibiéndose. Despliegan sus alas negras, alegradas a pinceladas rojas o amarillas, y de flor en flor aletean sin la menor preocupación.

Al cabo de miles y miles de años de experiencia, sus enemigos han aprendido que esas mariposas contienen veneno. Las arañas, las avispas, las lagartijas, las moscas y los murciélagos miran de lejos, a prudente distancia.

El 25 de noviembre de 1960, tres militantes contra la dictadura del generalísimo Trujillo, fueron apaleadas y arrojadas a un abismo en la República Dominicana. Eran las hermanas Mirabal. Eran las niñas más lindas, las llamaban mariposas.

En su memoria, en memoria de su belleza incomible, hoy es el Día Mundial contra la violencia de los trujillitos que ejercen la dictadura dentro de cada casa.

Eduardo Galeano, “Los hijos de los días”. Ed. Siglo XXI de España Editores – 2012

¿Por qué el 25 de noviembre?

Las hermanas Mirabal, Patria, Minerva y María Teresa fueron activistas que lucharon contra el régimen del dictador Rafael Trujillo en República Dominicana.

Debido a su activismo en defensa de los derechos de su nación, fueron arrestadas en varias ocasiones y perseguidas por sus actos de rebelión.

Un 25 de noviembre de 1960, las tres hermanas aparecieron en un vehículo en el fondo de un barranco,  aunque el régimen de turno inventó un accidente de tránsito para justificar su muerte, era claro que las mujeres fueron víctimas de tortura y violencia.

Su muerte, fue la gota que derramó el vaso y marcó la caída de Trujillo.

En 1999, la Organización de las Naciones Unidas decidió instaurar cada 25 de noviembre como un día para conmemorar la lucha interminable contra la Violencia a la Mujer, en honor a la memoria de las hermanas Mirabal.

Violencia con rostro de mujer

La violencia de género en América Latina va en aumento, cifras alarmantes demuestran que la mujer vive una constante de violencia en varios espacios como el hogar, el trabajo o sus lugares de estudio.

Solo para tener una idea en México tres mujeres son asesinadas cada día, en Honduras ocurre cada 16 horas y en Argentina se reportaron 195 femicidios entre enero y julio de 2019.

En nuestro país, las cosas no lucen mucho mejor, según datos de la Alianza para el Monitoreo y Mapeo de los Femicidios en Ecuador desde el 1 de enero al 18 de noviembre de 2019, 95 mujeres han sido víctimas de femicidio, con edades que oscilan entre los 14 y los 86 años.

 

En 57 de estos casos, los femicidas fueron las parejas o ex parejas de las víctimas.

La provincia con mayor número de casos es Guayas con 23, seguida de Pichincha con 12 y Cotopaxi con 10. En Ecuador, una mujer es asesinada cada 70 horas.

¿Qué hacer?

Unirnos y luchar por la igualdad.

Desde hace algunos años, diversas organizaciones de la sociedad civil decidieron decir «Ni Una Menos», es así que la plataforma «Vivas Nos Queremos» que inició en Argentina, se ha tomado las calles de varios países de la región para continuar con una lucha que lleva años: terminar con la violencia hacia la mujer.

El pasado 23 de noviembre se desarrolló la marcha de «Vivas Nos Queremos» en Quito, que convocó a miles de mujeres quienes en un solo grito, exigieron el respeto a sus derechos y sus vidas.

No se trata solo de una marcha, sino de una lucha incansable por terminar con la violencia que destruye proyectos de vida y familias todos los días, porque «somos la voz de las que ya no tienen voz».

Activistas que luchan a diario por los derechos de las mujeres, se muestran inconformes con el accionar del Estado ecuatoriano que lejos de garantizar derechos, ha dejado en muchos casos en la indefensión a mujeres víctimas de violencia.

Es importante generar espacios seguros que garanticen el pleno desarrollo de las mujeres en goce de sus derechos, para ello, se deben crear procesos educativos sostenidos, procurando así, que las futuras generaciones comprendan el significado de igualdad, y crear conciencia real sobre el daño que provoca la violencia en nuestro medio.