El 66 % de las empresas de Ecuador está planeando realizar un rediseño de sus modelos salariales en los próximos tres años.

Esa es una de las perspectivas dentro del mercado laboral que se reflejan en un estudio realizado por la firma Deloitte y que en Ecuador consultó a 184 organizaciones.

La crisis generada por el COVID-19 ha acelerado cambios no solo en la modalidad de trabajo y la incorporación de tecnología, sino en otros aspectos que exigen a las empresas adaptarse a nuevas condiciones.

En Ecuador, hay compañías cuyas nóminas representan el 70 % de los costos.

Roberto Estrada, socio de Deloitte Consulting, señaló que los sectores más golpeados probablemente tengan que entrar en sistemas de incentivos variables que les permita manejar con más flexibilidad sus costos de nómina.

Según el especialista, muchas empresas tendrán además el desafío de tratar de buscar un equilibrio y optimizar los recursos, para que estos puedan convertirse en un sistema salarial que reconozca el esfuerzo.

Estrada cree que empresas que están en los sectores esenciales de negocio deberán hacer un replanteamiento, especialmente con aquellos que no han parado en estos meses y que se han convertido en un motor.

Si bien hay un panorama complejo, las compensaciones no deben solo ligarse a tener enormes recursos, sino en ser ingeniosos para tratar de tener un plan de beneficios apreciados por las personas.

Estrada mencionó casos de empresas globales donde se han establecido ciertas flexibilidades en trabajos remotos, horas para que empleados puedan dedicarse a temas de interés y capacitación.

El estudio de Deloitte revela que los temas de bienestar son los que más preocupan a las empresas a nivel global en estos momentos, seguido de asuntos de pertenencia, gastos en conocimiento y ética y futuro del trabajo. En la encuesta de Ecuador la tendencia de bienestar apareció también en primer lugar.

La firma también consultó sobre los cambios que deberán enfrentar las organizaciones para tener un menor impacto ante las actuales circunstancias. Y allí, el 53 % de los encuestados consideró que era importante cambiar el diseño de la organización para incorporar un trabajo más ágil y en equipo.

Estrada señaló que actualmente los ‘superequipos’ de trabajo, que han incorporado tecnología en su labor, pueden generar resultados exponenciales a las empresas. EL UNIVERSO