El barrio Planada de San Francisco ubicado al norte de Quito, es un sector humilde, donde la emergencia sanitaria ha generado más pobreza y preocupación.

Katherine Tabango, moradora del barrio comenta que los vecinos no salen a trabajar para cumplir con las disposiciones del aislamiento voluntario.

La noche del viernes 24 de abril de 2020, la Secretaría de Inclusión Social llegó al barrio para entregar víveres perecibles a los moradores del sector, con el apoyo de la Unidad de Acogimiento del Cuerpo de Agentes de Control y la Empresa Pública Metropolitana de Movilidad y Obras Públicas.

La coordinación se realiza con los líderes barriales quienes se encargan de socializar las medidas de bioseguridad a fin de la repartir los víveres equitativamente.

Gabriela Quiroga, Secretaria de Inclusión Social, lideró la entrega de alimentos para priorizar la distribución a los Grupos de Atención Prioritaria y asegurarse que se cumplan con las medidas de seguridad, asimismo aprovechó la visita para alimentar a perros en situación de calle.