Quito inició mayo con semáforo en rojo.

Esto quiere decir que el aislamiento y la cuarentena continúan. Sin embargo, existen algunas actividades que se modifican en coordinación con el COE-Nacional.

Tal es el caso del área de la construcción, el servicio de taxis y la comercialización a domicilio, a través de plataformas digitales o telefónicas.

La disposición de que las ciudades puedan cambiar de color en el denominado sistema de semaforización, fue delegada por el Gobierno Nacional a los COE Cantonales.

Por ello, este 1 de mayo se dispuso que la ciudad de Quito permanecerá en semáforo rojo del 4 al 31 de mayo.

“Todas las semanas estaremos monitoreando qué es lo que pasa en la ciudad. Estamos prestos a abrir ciertas actividades que cuenten con el compromiso de todos para mantener medidas de seguridad. Estas decisiones se irán tomando en coordinación con el COE-Nacional”, explicó el alcalde, Jorge Yunda, en rueda de prensa virtual, el domingo 3 de mayo.

El transporte público, según indicó el alcalde, continuará suspendido y se mantendrá el transporte gratuito en ciertas rutas ya determinadas para personal de áreas estratégicas.

Los taxis, por una determinación del COE Nacional, trabajarán de 05:00 a 22:00 según el último dígito de su placa, esto excluye a las plataformas que prestan el servicio de taxismo.

Por otro lado, el alcalde resaltó que gracias al trabajo coordinado entre este gremio y el Municipio de Quito, se logró que los conductores y propietarios de taxis amarillos, implementen medidas de seguridad como láminas de separación entre el usuario y el conductor, uso de trajes de bioseguridad para los conductores, desinfección continua de los vehículos, y el uso de mascarilla que, además, es obligatorio.

La máxima autoridad de la ciudad enfatizó en que para lograr una transición de color de semáforo sanitario se requiere del compromiso de la ciudadanía.

En este contexto, citó un caso registrado durante el fin de semana:

“Un hombre que sabía que tenía covid-19 comercializaba productos en Puembo. Pese a su diagnóstico y a su malestar salió a seguir trabajando. El domingo se lo encontró en la vereda de una calle sin vida. Prefirió continuar con sus actividades, con la irresponsabilidad de contagiar de covid-19 a otras personas, que mantenerse en aislamiento para curarse. Hechos como estos, no pueden repetirse”.

Así, la posibilidad de cambio de color de semáforo dependerá de que la ciudadanía acate todas las normas dispuestas y de que la curva de contagios no crezca.

Si los resultados que dará semanalmente el Municipio de Quito, son favorables, podría haber una transición antes del plazo definido.