El Alcalde de Quito, Santiago Guarderas, junto a la vicepresidenta de la Comisión de Movilidad, concejala Mónica Sandoval; y el Director de la Agencia Metropolitana de Tránsito, Jaime Alberto Vaca, recibió a dirigentes de la transportación de Pichincha para un diálogo en torno a temas de movilidad.

Respecto al Pico y Placa, en el marco de la seguridad jurídica, lo que está previsto en el Código Municipal es que “las operadoras y los titulares de los vehículos destinados al servicio de taxi estarán sujetos a los mecanismos de racionalización o restricción vehicular que se establezcan de conformidad al ordenamiento territorial”. Según la Ley de Tránsito solo los vehículos 100 % eléctricos están exentos de la restricción vehicular.

El alcalde Guarderas manifestó que se encuentra abierto a realizar mesas de trabajo y evaluar técnicamente la medida, de ser necesario.

En relación a los permisos de operación señaló que se agilitarán los procesos, la Agencia Metropolitana de Tránsito contrató un grupo de abogados para evacuar los trámites represados.

Carlos Brunis, presidente de la Federación del Transporte Terrestre de Pichincha y gerente de la Unión de Taxistas de Pichincha, agradeció la apertura del alcalde para la reunión e indicó: “Le hemos planteado temas de trascendental importancia como es la restricción vehicular y la Ordenanza 017 sobre el tema de tarifas. También estamos avanzando en el tema de ser veedores de la ciudad por la seguridad, en ese sentido el señor alcalde ha dispuesto reuniones con la Secretaría de Seguridad y el Ecu 911”.

De esta manera concluyó la reunión en la que se plantearon las decisiones técnicas tomadas por el Municipio de Quito y los requerimientos por parte de los representantes del sector transporte. NOTICIAS QUITO