Países de América Latina experimentan un incremento exponencial de casos y muertos por la enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19) y registran cifras récord desde que llegó la pandemia a la región.

Brasil superó hoy jueves los 200.000 muertos por la COVID-19 y batió récord de nuevos casos en un día, según los datos divulgados por el Ministerio de Salud

En las últimas 24 horas murieron 1.524 personas por el virus, la segunda mayor cifra diaria desde la llegada de la enfermedad al país en febrero pasado, con lo cual el número de decesos subió a 200.498. La mayor cifra de defunciones en un día se registró el pasado 29 de julio, cuando hubo 1.590 decesos.

En las últimas 24 horas se registraron también 87.843 nuevos casos en el país, un récord que elevó la cifra total a 7.961.673 positivos. El récord anterior, del 16 de diciembre, fue de 70.574 positivos en un día.

En tanto, Chile registró en un día otros 3.685 contagios de la enfermedad del nuevo coronavirus, con lo que sumó 629.176 casos confirmados, así como 97 decesos más para sumar 16.913 muertes desde el inicio de la pandemia en el país.

Las autoridades chilenas anunciaron este jueves que debido al incremento de contagios, la alerta sanitaria se extenderá otros seis meses, además de que se fortalecerá la detección del virus al exigir pruebas negativas a los chilenos, extranjeros residentes o turistas que ingresen al país a través del aeropuerto de Santiago, única vía abierta para entrar a la nación.

Las personas que no cumplan con la medida tendrán que realizar una cuarentena obligatoria en una residencia sanitaria o pagar una multa de alrededor de 4.000 dólares.

Por lo pronto, el presidente de Chile, Sebastián Piñera, anunció nuevos beneficios sociales por alrededor de 470 millones de dólares, dirigidos a las familias más pobres en medio del recrudecimiento de la pandemia en el país sudamericano.

Piñera afirmó desde el palacio La Moneda que estos bonos extraordinarios llegarán a unos 3,2 millones de hogares vulnerables que han sido afectados por la crisis sanitaria y económica, beneficiando a más de 7,8 millones de personas.

Por su parte, Ecuador registró en las últimas 24 horas 1.008 nuevos contagios, con lo cual la cifra total de casos se elevó a 218.385 desde que se detectó la primera persona infectada en el país el pasado 29 de febrero.

El Ministerio de Salud Pública también reportó en las últimas 24 horas 12 muertes confirmadas por la COVID-19, para totalizar 9.577 decesos, mientras que la cifra de «fallecidos probables» se mantuvo por segundo día consecutivo en 4.581.

El Gobierno confirmó que la escalada de contagios atribuida a las aglomeraciones e indisciplina ciudadana se focaliza en las grandes ciudades como Quito y Guayaquil, capital de Guayas, que en un día reportó 189 infectados para alcanzar 19.825 casos.

En Cuba, con 13.479 confirmados y 148 defunciones, el Ministerio de Salud Pública reportó que actualmente existen 1.916 casos activos de la COVID-19, la cifra más alta del país desde el inicio de la pandemia en marzo pasado, en medio de la nueva ola de contagios del virus que enfrenta el país.

«Aunque han aumentado los pacientes ingresados, contamos con las capacidades para darles atención institucional a todas las personas que lo requieran, según los protocolos establecidos», aseguró Francisco Durán, director de Epidemiología, en rueda de prensa.

El especialista informó que se aprecia un incremento de los contagios autóctonos, con 239 de los 314 nuevos casos registrados, lo que dificulta la situación epidemiológica.

En Argentina, con 1.690.006 positivos y 44.122 muertes, el gobierno limitará a partir de mañana viernes la circulación de personas en horario nocturno, de las 23:00 hora local a las 6:00 horas del día siguiente, debido al crecimiento de casos de la enfermedad.

«Hay que seguir cuidándonos, hay que seguir extremando las medidas de cuidado (…) los riesgos de contagio están en otros lados, en los descuidos personales», expresó el jefe de Gabinete de Ministros, Santiago Cafiero, quien dijo que las restricciones no van a alterar la temporada de vacaciones de verano.

«Lo que nosotros queremos es defender el trabajo, defender la producción, a los comercios, a los comerciantes», mencionó Cafiero, para añadir que lo que se necesita es «que se extremen los cuidados para que la temporada pueda continuar». AGENCIAS