La Agencia Metropolitana de Tránsito (AMT) en los últimos meses desarrolló 25 reuniones técnicas de trabajo con 15 gremios y asociaciones del servicio de transporte comercial, taxis, para solventar sus dudas y establecer mecanismos y una hoja de ruta de trabajo, para subsanar las inconsistencias pendientes por algunos años.

Para combatir la informalidad durante el primer trimestre del año se han ejecutado 137 operativos de control a transporte informal, orientados en verificar que todos los vehículos que prestan el servicio de transporte comercial cumplan con los parámetros establecidos para ejecutar esta labor dentro del Distrito; como resultado se retuvieron 134 automotores por incumplir con los permisos requeridos. Ante esta situación se han programado operativos semanales y mensuales para prevenir la ilegalidad, garantizando, de esta manera, la seguridad de los usuarios.

Hasta el momento, en lo que respecta a los permisos de operación de taxis, 10 recursos favorables fueron revisados, se emitieron 2 informes técnicos para constitución de operadoras y 7 recursos se encuentran en revisión. El porcentaje de avance del proceso es del 30%. El miércoles 23 de marzo, se entregarán 5 permisos operacionales a las cooperativas que cumplieron con los parámetros y requerimientos solicitados.

Paradas y georreferenciación para un servicio más eficiente

La AMT  inició un proceso de georreferenciación para establecer cuáles son los espacios delimitados para el transporte comercial, para que la ciudadanía esté informada dónde se encuentran, cuáles son las paradas oficiales, el nombre de cada operadora, número de unidades y la ubicación exacta de taxis más cercana. Actualmente, en Quito, existen 687 paradas destinadas al transporte público y comercial, de estas, 455 espacios están destinados para las cooperativas de taxis.

Certificar un trabajo seguro y que cumpla con la normativa legal correspondiente es responsabilidad de todos, por ello tras los estudios y las estrategias ejecutadas, la actual administración de la AMT busca solucionar las inconsistencias pendientes por algunos años, desarrollando procesos transparentes apegados a la normativa legal vigente.

La institución exhortó a los miembros de la “Unión de Transporte en Taxis Convencionales y Ejecutivos de Pichincha” y otras agrupaciones a continuar siendo parte de las mesas técnicas de trabajo para solventar sus requerimientos.

FUENTE: EL TELÉGRAFO