Anahí Jazmín, la pequeña secuestrada el pasado 6 de agosto de 2019, regresó con sus padres este jueves 15 de agosto de 2019.

En las instalaciones de la Dinapen se reunieron sus familiares y amigos, con carteles en mano, para recibir a la niña después de haber desaparecido hace 10 días.

La ministra del Interior, María Paula Romo, confirmó que la pequeña fue secuestrada por 2 mujeres, una adolescente de 16 años y su hermana de 19 años, quienes se la llevaron del local donde trabaja su madre.

“Eran dos jóvenes que frecuentaban este lugar y que ya tenían una cierta familiaridad con la niña. Esto aparentemente permitió que se la llevaran sin que la niña presentara ninguna alarma”, aclaró la ministra en una rueda de prensa brindada la tarde de este jueves 15.

Romo aclaró que en las imágenes del secuestro se puede apreciar que las 2 jóvenes sabían perfectamente lo que hacían.

Después de estar algunos días en Quito, le cambiaron su corte de pelo y la ropa para que no pudiera ser identificada.

“Luego de eso la llevan a Orellana, estaban en una comunidad que se llama Jaguar 2. Es ahí donde la policía confirma la identidad de la niña y hace un operativo para recuperarla”, indicó la ministra.

Según Romo las secuestradoras son hermanas. La ciudadana de 19 años ya está detenida y será procesada por cargos de secuestro simple, mientras que la de 16 años se encuentra aislada, y será procesada de otra forma por ser menor de edad.

“Se denomina secuestro simple a diferencia del secuestro extorsivo, porque no llegó a pedir rescate ni recompensa. Y en esos términos esperamos que sea procesada”, aclaró la ministra.

En la rueda de prensa estuvieron presentes los padres de Anahí quienes agradecieron a las autoridades y a todo el Ecuador por la ayuda recibida.

“A los amigos, familiares, al país entero, al mundo se podría decir, porque hemos recibido llamadas de diferentes países, un ‘Dios les pague’ a todos por todo lo que han hecho por mi hija y por mí”, señaló Paola Alanuca, madre de la menor.

De la misma manera, el papá Xavier Miranda agradeció a todos por estar pendientes hasta el último minuto de la situación de su hija.

“Le agradezco a todo el Ecuador, es lo único que puedo decir. Estoy feliz. Gracias”, dijo emocionado.

En los patios de la Dinapen familiares, amigos y vecinos de la pequeña Anahí esperaban la llegada de la pequeña.

Una vez concluida la rueda de prensa, la niña pudo saludar a sus familiares y todos explotaron en llanto y emoción “Lo logramos”, gritaban entre lágrimas.