Con el fin de precautelar la salud de la población capitalina, la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (Arcsa), a través de su Coordinación Zonal 9, clausuró dos establecimientos de Quito por irregularidades sanitarias.

El primero fue una comercializadora de alimentos procesados localizada en el barrio de Cotocollao, al norte de la ciudad; en el lugar se detectaron malas condiciones de almacenamiento de los productos, falta de higiene en las instalaciones, presencia de plagas, neveras y refrigeradores dañados, y alimentos en mal estado que se encontraban dispuestos para la venta.

El otro lugar clausurado fue un centro naturista del centro-norte de la capital, el cual fue inspeccionado luego de recibir una denuncia ciudadana por medio de la aplicación Arcsa Móvil.

En el establecimiento se encontraron 179 productos naturales de uso medicinal sin registro sanitario ecuatoriano, por lo cual no se podían comercializar debido a que se desconocen su origen y procedencia.

Estas acciones de clausura son medidas temporales que se toman por la gravedad de las observaciones encontradas al momento del control técnico, por lo que además se levantará el debido proceso sanitario.

Los ciudadanos pueden ser parte del control sanitario, reportando irregularidades en establecimientos que producen y/o comercializan productos de uso y consumo humano, mediante la app Arcsa Móvil, disponible gratuitamente en Play Store y Apple Store.