Con el fin de garantizar alimentos seguros y saludables para la población estudiantil de Quito, la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (Arcsa), a través de su Coordinación Zonal 9, realiza el control de las condiciones higiénico-sanitarias de los bares escolares de las instituciones educativas capitalinas.

Arcsa forma parte del Acuerdo Ministerial que promueve el Reglamento para el control de funcionamiento de bares escolares del Sistema Nacional de Educación, que fue suscrito por los ministerios de Salud Pública y Educación. Por esta razón, las visitas son realizadas de manera conjunta con el personal de dichas carteras de Estado para evaluar las condiciones de estos locales.

Desde el retorno progresivo de los estudiantes a las aulas, personal de Arcsa ha realizado 31 controles en instituciones públicas de Quito, en los que se verifica el cumplimiento de las correctas prácticas de higiene al momento de manipular los alimentos, higiene del personal, limpieza del establecimiento, fechas vigentes de los alimentos procesados y que el personal se encuentre capacitado sobre manipulación de alimentos.

Los delegados del Ministerio de Salud, por su parte, controlan que los alimentos proporcionados sean saludables y respeten los niveles de azúcar, grasa y sal establecidos en el semáforo nutricional.

Los bares escolares son atendidos por prestadores de servicios debidamente contratados y autorizados para la preparación y expendio de alimentos y bebidas, los que deben contar con el permiso de funcionamiento de Arcsa y garantizar productos nutritivos y variados a los estudiantes.

Durante el 2022 se ha capacitado a más de 500 prestadores de servicios de bares escolares, con el propósito de que cuenten con las herramientas necesarias para desarrollar un manejo adecuado de los alimentos que ofrecen.