En el Distrito Metropolitano de Quito existen 649 establecimientos categorizados como panaderías y pastelerías que se encuentran sujetos a inspecciones de la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (Arcsa).

Dentro de su planificación, los técnicos de la Coordinación Zonal 9 de la Agencia verifican que este tipo de negocio cumpla con la normativa vigente relacionada a las condiciones higiénico-sanitarias que garantizan productos seguros e inocuos.

Durante los controles se verifica que las materias primas empleadas para la elaboración del pan, galletas o pasteles se encuentren en adecuadas condiciones de almacenamiento, se encuentren en su período de vida útil, exista un adecuado control de plagas en el establecimiento; se verifica, además, que el local se encuentre lejos de focos de infección y exista limpieza e higiene tanto del personal como del área de procesamiento.

En algunos locales con malas prácticas de higiene se han encontrado cucarachas, utensilios deteriorados y sucios, manteles y delantales en malas condiciones, harinas en contacto directo con el piso, entre otras.

En estos casos, Arcsa inicia un proceso sanitario especial para determinar la sanción para el establecimiento por poner en riesgo la salud de la población. Esta puede ir desde la clausura temporal a una multa de diez salarios básicos.

Con el fin de evitar estos incumplimientos, el próximo 3 de agosto se realizará una capacitación virtual sobre la adecuada manipulación de alimentos dirigida para el Gremio de Panificadores de Pichincha.