Dentro de los controles permanentes que realiza en los establecimientos que procesan alimentos en el país, la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (Arcsa) realizó la verificación del cumplimiento de la normativa sanitaria en plantas procesadoras de lácteos ubicadas en Píntag, parroquia rural del Distrito Metropolitano de Quito.

La acción, que se desarrolló de manera conjunta con técnicos de la Agencia de Regulación y Control Fito y Zoosanitario (Agrocalidad), permitió revisar las instalaciones donde se procesan quesos y yogures para controlar la correcta limpieza de su infraestructura, higiene del personal, control de plagas, calidad de la materia prima (leche) y también el etiquetado sanitario de los productos procesados.

Durante este año, Arcsa ha brindado capacitación y acompañamiento técnico a los representantes de las plantas procesadoras de lácteos de Quito, con el fin de que conozcan la normativa sanitaria y la apliquen en todos sus procesos para el cuidado de la salud de sus consumidores.