Con el fin de cuidar la salud de los habitantes de las parroquias rurales ubicadas en el noroccidente de Quito y a sus visitantes, un equipo técnico de la Coordinación Zonal 9 de la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (Arcsa) inspeccionó varios establecimientos de Pacto, Nanegal y Nanegalito.

Esta zona rural, que forma parte de la reserva de biósfera Chocó Andino, es muy visitada por sus actividades de turismo comunitario, ecológico, natural, arqueológico y de aventura, así como por personas que tienen intereses científicos, académicos, voluntarios y estudiantiles.

El control fue realizado en tiendas de abarrotes y micromercados donde se verificó que los alimentos procesados cuenten con Notificación Sanitaria y sobre todo fechas de consumo vigentes. Además, se realizó la verificación del control de plagas para garantizar que no exista presencia de roedores o insectos, que son animales transmisores de graves enfermedades.

Igualmente se revisó que los locales tengan una adecuada limpieza, higiene y correcto almacenamiento de los productos; por ejemplo, no se debe tener productos al granel en contacto directo con el piso, sino colocados en palets. También se controló que las cajetillas de cigarillos tengan los pictogramas que contienen mensajes sobre las afectaciones a la salud por su consumo.

Al finalizar cada visita se socializó con los propietarios de los establecimientos la utilidad del uso de la aplicación celular Arcsa Móvil para verificar la información de los productos, como para reportar incumplimientos a la normativa sanitaria.