La Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (Arcsa), junto a la Intendencia de Pichincha y comisarios provinciales, realizó un operativo de control de cumplimiento de la comercialización de medicamentos respetando el precio techo fijado.

El operativo de control fue realizado en distribuidoras de medicamentos de Quito, verificándose los medicamentos que contienen los principios activos tocilizumab y remdesivir, altamente demandados para el tratamiento de la COVID-19.

Para esta verificación, el equipo técnico de Arcsa solicitó el ingreso a las bodegas de las distribuidoras y el acceso a los sistemas de inventario para constatar la existencia de los productos; además se verificó que los precios marcados en la etiqueta sean los mismos que constan en el listado de fijación de precios publicado por el Ministerio de Salud.

La Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria es la entidad encargada de realizar este control, lo que permite establecer el cumplimiento de los precios fijados por el Consejo de Fijación de Precios y a su vez identificar posibles infracciones, para lo cual se realizan controles permanentes en todo el territorio nacional.

El coordinador zonal 9 de Arcsa, Mijail Hidalgo, informa que “toda farmacia o botiquín donde se comercialicen medicamentos deberá hacerlo respetando el precio techo y todos los productos de este tipo deberán llevar impreso en el envase secundario de manera indeleble su precio de venta al público, que no podrá exceder del precio techo”.

Además enfatiza que “de conformidad con lo previsto en la Ley, se prohíbe alterar los precios o colocar adhesivos que los modifiquen”.

Es importante mencionar que todas las farmacias, botiquines y similares deberán facilitar a los consumidores finales, en todos sus puntos de venta el acceso a los precios de venta al público de los medicamentos ahí expendidos, de tal forma que el consumidor pueda comparar precios entre medicamentos sustitutos o equivalentes, especialmente entre los de marca y genéricos.