La Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (Arcsa), por medio de su Coordinación Zonal 9, realizó el control de los productos de uso y consumo humano almacenados en las bodegas del Servicio Nacional de Aduana del Ecuador (Senae) en Quito, para determinar si los mismos son aptos para el consumo o en su defecto se debe disponer su destrucción.

Esta acción de control fue solicitada por Senae con el fin de cumplir el debido protocolo al que están sujetas estas mercancías perecibles, retenidas producto de aprehensiones realizadas por los miembros del Cuerpo de Vigilancia Aduanera, Policía Nacional y/o Fuerzas Armadas.

Los productos controlados por el equipo técnico de Arcsa fueron alimentos procesados en estado de descomposición y caducados, además de cosméticos y productos del tabaco.

El Coordinador Zonal 9 de Arcsa, Mijail Hidalgo, mencionó que “el control se realizó sobre 192 tipos de producto con un total de 122 617 unidades, entre las que se encontraban bebidas alcohólicas, tabacos, caramelos, entre otros”.

En este control, el equipo técnico de Arcsa realizó la verificación de fechas de caducidad y número de notificación sanitaria, constatándose que dichos productos no tenían registros ecuatorianos, estaban deteriorados y no eran aptos para el consumo.

Con el informe emitido por la Agencia, la Senae procederá conforme a su reglamento para la debida destrucción de los productos.