La Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (Arcsa), mediante su Coordinación Zonal 9, reconoce el cumplimiento de la normativa sanitaria vigente en las farmacias de Quito.

La dispensación de medicamentos que requieren receta médica solamente con la presentación de la misma, el adecuado almacenamiento de los productos, el respeto al precio techo, cumplimiento del turno de farmacia, no ofrecer consulta ni recomendación médica, no colocar inyecciones ni sueros, son algunas de las condiciones verificadas.

Si las farmacias cumplen a cabalidad con las prácticas correctas de almacenamiento y dispensación de medicamentos se coloca el sello “Farmacia Segura”, que es el distintivo que reconoce que el establecimiento es un lugar seguro para comprar los medicamentos.

Esta campaña de Arcsa, que va anclada a “LA RECETA SE RESPETA”, persigue visibilizar la importancia de no automedicarse y acudir donde el profesional de salud para el diagnóstico adecuado y así evitar problemas de salud más severos.

Mediante controles permanentes, el equipo técnico de Arcsa vigila que las más de 2000 farmacias del Distrito Metropolitano de Quito cumplan la normativa y sean identificadas con este sello, que es colocado en una parte visible del establecimiento para conocimiento de la población.