Los técnicos de la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (Arcsa) realizan controles permanentes en las farmacias de Quito para verificar que los antibióticos sean vendidos solamente con receta médica.

En la inspección, Arcsa solicitará al dependiente de la farmacia el archivo de las recetas que ha despachado como evidencia de la correcta dispensación de estos medicamentos y el cumplimiento de la Ley Orgánica de Salud, que menciona en su Artículo 153 que:

“Para la venta al público se requiere de receta emitida por profesionales facultados para hacerlo, a excepción de los medicamentos de venta libre, clasificados como tales con estricto apego a normas farmacológicas actualizadas, a fin de garantizar la seguridad de su uso y consumo…”.

Las farmacias que incumplan esta disposición serán sancionadas con una multa de cinco salarios básicos unificados.

Entre los medicamentos que requieren prescripción médica están los antibióticos, los antinflamatorios no esteroideos (AINEs) y los antigripales.

La Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria recuerda a la ciudadanía no automedicarse, ni adquirir medicamentos que no sean de venta libre sin la debida receta médica. Esto pondría en riesgo su salud.

Usted puede presentar sus denuncias por medio de la aplicación celular gratuita Arcsa Móvil, en caso de evidenciar que en las farmacias se entreguen los medicamentos que requieren receta médica sin la presentación de la misma.