Con el fin de verificar el cumplimiento de la normativa sanitaria en las pruebas para la detección del Covid-19, la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (Arcsa) realiza controles en distribuidoras de dispositivos médicos de Quito.

Desde que se declaró la emergencia sanitaria, Arcsa ha intensificado los controles en establecimientos que almacenan o comercializan estos dispositivos a fin de verificar el cumplimiento de la normativa sanitaria.

Además, se ha involucrado en operativos interinstitucionales que han permitido detectar pruebas rápidas adulteradas que son comercializadas en lugares no autorizados.

Durante estas inspecciones, los técnicos de la Agencia verifican que los productos se encuentren almacenados de manera correcta, existan adecuadas condiciones higiénicas y que en el etiquetado conste información que sea veraz, objetiva y no induzca a error o confusión, o constituya fraude o engaño para el consumidor.

Según la Agencia de Regulación, este trabajo de vigilancia y control sanitario ha permitido emitir alertas sobre dispositivos fraudulentos y suspender el Registro Sanitario de pruebas rápidas para Covid-19 con su retiro del mercado nacional, así como el decomiso de pruebas con alteraciones en su etiquetado.

Todas estas acciones son realizadas para contribuir al cuidado de la salud de la población.

Arcsa recuerda a la ciudadanía que los dispositivos médicos deben ser adquiridos solamente en establecimientos autorizados y evitar comprarlos en redes sociales.

Además puede reportar a establecimientos que incumplan la normativa sanitaria por medio del aplicativo celular Arcsa Móvil.