Este lunes, 27 de diciembre, en el Salón de la Ciudad, se desarrolló la doceava sesión de la Asamblea de Quito en la que fueron posesionados los delegados que participarán en esta instancia de decisión en el periodo 2022. Los representantes fueron electos por parte de las administraciones zonales, representantes de colegios profesionales, universidades y gremios de trabajadores.

El alcalde, Santiago Guarderas manifestó que seguirá promoviendo la participación ciudadana, al indicar que se podrá hacer por lo menos una sesión por trimestre. Informó que continuará trabajando en territorio mediante mesas de trabajo para conocer de cerca las necesidades de la comunidad no solo en el sector urbano, sino rural. “El 2022 será de la ruralidad”, concluyó el alcalde.

Juan Carlos Rojas, asambleísta del sector centro dijo que es una responsabilidad gigante el contribuir a la ciudad desde la Asamblea de Quito, puesto que es un ente participativo y de representación a los ciudadanos que requieren de las acciones de las diferentes instancias municipales.

Inés Guamán, asambleísta por el Valle de los Chillos, explicó que se siente emocionada de participar por primera vez. Expresó que quiere aprender mucho para aportar de mejor manera a las necesidades y demandas de los barrios que representa.

Otros puntos que se trataron tuvieron que ver sobre los tres delegados que participarán en el Consejo Metropolitano de Planificación designados por la Asamblea. Ellos fueron Gerardo Simbaña, Danny Lamiña y Consuelo Arequipe en representación del centro-norte, valles y sur de la ciudad.

La secretaria de Planificación, Nadia Ruiz, expuso sobre los gastos de inversión que realizará el municipio para el ejercicio fiscal 2022, con un presupuesto de 517 millones de dólares, desglosado por trimestres.

Freddy Erazo, administrador General, por su parte expuso sobre los gastos corrientes de la municipalidad en torno a gastos administrativos, de personal y deuda por más de 314.39 millones de dólares.

La Asamblea de Quito es la máxima instancia de participación ciudadana en el Distrito Metropolitano de Quito. Tiene carácter proponente y recoge las discusiones, deliberaciones y aportes de la ciudadanía, trabajadas sobre los acuerdos, además de procesar y transparentar los conflictos.

También se ocupa de conocer los planes de desarrollo y de ordenamiento territorial aprobados por el Concejo Metropolitano, los planes operativos anuales, y proponer agendas de desarrollo, planes, programas y políticas públicas.