Por la inasistencia de los abogados de uno de los procesados, el presidente de la Corte Provincial de Justicia de Pichincha, Vladimir Jhayya, declaró fallida la audiencia de evaluación y preparatoria de juicio por el delito de rebelión que estaba dispuesta para la mañana de este lunes contra la prefecta de Pichincha, Paola Pabón, el secretario ejecutivo de la Revolución Ciudadana (RC), Virgilio Hernández; y el dirigente de RC, Christian González.

El juez a cargo del caso, que habría ocurrido en octubre de 2019 durante las protestas, definió como nueva fecha para la audiencia el viernes próximo a las 09:00 en el mismo Complejo Judicial Norte, en la ciudad de Quito.

Aparentemente el fallecimiento el domingo último de un familiar del abogado Fausto Jarrín, defensa de Christian González, hizo que este no se presente y el juez se vea obligado a postergar la instalación de la audiencia.

A su ingreso, los tres procesados esperaban que se haga justicia y que se ratifique su inocencia. En esta audiencia los acusados de rebelión conocerían si son o no llamado a juicio por el delito en el que dice Fiscalía habrían participado los tres durante los días de protesta contra las medidas económicas adoptadas por el gobierno de Lenín Moreno.

«Abrigamos que haya justicia, que culmine este recorrido que nunca debió pasar.

No hay una sola prueba, indicio o elemento que puedan llevar a pensar que tres personas fuimos causantes de una rebelión.

Octubre fue una expresión popular, espontánea, de manifestaciones ciudadanas en donde nosotros no tuvimos ningún rol, ni participación», explicó Pabón a su ingreso al piso once del Complejo donde se iba a dar la diligencia de forma reservada por el tipo de delito que se trata.

Junto a ella también llegó, usando mascarilla y gafas, el exasambleísta de Alianza País, Virglio Hernández. Él dijo que aspiraba a que el presidente de la Corte de Justicia de Pichincha actúe en base a lo que dice la Constitución y la ley y a lo que existe en el proceso.

«Que se pueda evidenciar claramente que esta es una persecución política, que no existió nunca una rebelión», refirió Hernández.

Únicamente Pablo D., otro integrante de la RC no fue llamado a esta fase procesal, pues el 12 de febrero pasado el fiscal provincial de Pichincha, Alberto Santillán, emitió un dictamen abstentivo para él. EL UNIVERSO