Un ajuste en las tarifas de transporte público y privado e incluso el aumento en los precios de los víveres podrían ser el efecto del alza en los combustibles, según analistas económicos.

El pasado martes, mediante un comunicado, Petroecuador dio a conocer los precios de venta al público de gasolinas y diésel premium y diésel 2, los cuales se incrementaron para el periodo que va entre el 12 de mayo y el 11 de junio.

Y quedó el diésel prémium y diésel 2 en $ 1,484552 por galón y la gasolina extra y extra con etanol en $ 1,999610 por galón.

Los nuevos precios representan una diferencia de ocho centavos en cuanto a la gasolina regular y de 4 centavos en el diésel con respecto al mes anterior.

Jorge Calderón, analista económico, indica que podrían derivarse una serie de ajustes. “Se ha evidenciado en las últimas semanas un aumento del precio del petróleo a nivel mundial y eso tiene una incidencia en la fórmula de cálculo (…). Al ser dos combustibles populares, porque el ecopaís es una gasolina con octanaje más barato para los carros clase media hacia abajo y el diésel para la transportación masiva de personas y productos, lo que podría conllevar es que se vayan generando ajustes en los traslados de mercadería de zonas rurales hacia los mercados… las carreras en taxi podrían ajustarse”, explica.

El incremento es debido al sistema de bandas, que rige desde mayo pasado y que permite el aumento de los precios de las gasolinas extra, eco en un 5% y del diésel prémium y diésel 2 en 3% de manera mensual.

Guillermo Granja, analista económico, cree que los efectos podrían verse en el costo de los víveres. “Tiene un efecto directo en la cadena de costos porque en función de lo que estoy movilizando se va a dar un aumento que no necesariamente va a ser idéntico. Por ejemplo, si necesito transportar 50 quintales de papa, el costo para el transportista de una ruta Riobamba-Guayaquil antes era $ 30 ahora $ 35 o $ 36 y eso lo va a prorratear al mayorista, al consumidor final. Entonces nos toca optimizar, si antes usaba un medio de transporte para trasladar la papa, puedo traer otros productos para que el costo sea proporcionalmente dividido”, menciona.

Tanto Calderón como Granja concuerdan en que algún impacto se podría evidenciar, sea en el transporte o en los productos. EL UNIVERSO