El Banco Mundial alcanzó una financiación por US$2.000 millones para la compra y distribución de la vacuna contra la Covid-19 en el ámbito internacional.

Ese monto es una proporción del financiamiento por un valor de US$12.000 millones proyectados para ese fin en un periodo de 24 meses, destinado, especialmente, a los países en desarrollo y las naciones más pobres.

Para estas últimas el respaldo económico se entrega a través de subvenciones o en condiciones “más favorables”, según detalló el Banco Mundial.

El objetivo de la entidad es entregar US$4.000 millones a 50 países para mediados de 2021. Hasta ahora los beneficiados han sido Bangladesh, Cabo Verde, Costa de Marfil, Ecuador, El Salvador, Eswatini, Etiopía, Gambia, Honduras, Líbano, Mongolia, Nepal, Filipinas, Ruanda, Tayikistán y Túnez.

“Mientras el mundo intenta llevar a cabo el esfuerzo de vacunación más grande de la historia, hemos enfatizado la necesidad de que los países con exceso de suministros de vacunas las entreguen lo antes posible, y de que los compromisos de financiamiento para COVAX sean cobrados”, dijo el presidente del Grupo del Banco Mundial, David Malpass.

El objetivo de la entidad es facilitar la consecución de recursos para los esfuerzos de vacunación mundial, financiando desde la inmunización hasta insumos y cadenas de distribución necesarias para llevar la inoculación a las comunidades.

Muchas de esas dosis han sido adquiridas a través del mecanismo Covax, la iniciativa de la comunidad internacional para facilitar el acceso a la inmunización de manera equitativa, proyecto que cuenta con el respaldo económico de cooperantes y actores como la Unión Europea, Alemania y Estados Unidos.

“Para que una persona reciba una vacuna en el brazo, existe todo un sistema de acciones interdependientes que debe funcionar correctamente”, expresó Axel van Trotsenburg, gerente de Operaciones del Banco Mundial.

De esta forma, esa organización se suma a la lista cooperantes que están facilitando la consecución de recursos para la compra de la vacuna de la Covid-19 en los países de ingresos medios y bajos. VA