Moradores de los barrios y comunas de Calderón asistieron al llamado urgente, realizado por el GAD Parroquial, para socializar el “Plan de Legalización de Tierras Urbanas y Rurales”. Reunión realizada la tarde del 19 de noviembre en la Casa Parroquial.

“…Tener el barrio, el terreno, la casa regularizada es un derecho que dignifica al ciudadano. Solo la regularización permitirá proteger el trabajo de toda una vida y el legado de sus hijos…”, aseguró, Rosa Salazar, presidenta de la junta parroquial, en su discurso de apertura.

Durante la actual prefectura se creó, la Dirección de Legalización de Tierras Urbanas y Rurales, nueva en sus funciones; así lo mencionó su director, Leónidas Moreno, quien estuvo acompañado de su equipo técnico.

Luis Bravo, responsable del área de factibilidad para la legalización de tierras. Edison Guerra, encargado de la legalización de tierras rurales.  Bolívar Collantes trabaja en el área urbana de Quito y los cantones de Pichincha.

Sin duda, la legalización de tierras permitirá a miles de familias alcanzar seguridad jurídica, acceso a servicios básicos, áreas verdes. Lograr un fortalecimiento productivo, dinamización de la economía familiar.

“Sin la regularización, no pueden hacer nada”, comentó el director Leónidas Moreno.

Dentro de las condiciones y requisitos para la regularización en la zona urbana se mencionaron: mínimo 11 lotes, 15% de área verde, certificado de bordes y quebradas, 35% de consolidación (construcciones), ocupación mínima de 5 años, propiedad de terreno a nombre de los beneficiarios, trazado vial (documento).

El reconocimiento de los barrios urbanos y rurales, y la entrega de títulos de propiedad son responsabilidad del Municipio de Quito (zona urbana) y el Ministerio de Agricultura y Ganadería (zona rural).

Para dichos procesos son indispensables los levantamientos planimétricos, realizados de forma gratuita por la Prefectura de Pichincha.

Entre las principales condiciones y requisitos para la regularización en la zona rural, se encuentra: No ubicarse en zonas protegidas o de riesgo. Presentar un plan de manejo (predios más de 10 hectáreas).

Dentro de las comunas no puede haber título de propiedad, el territorio es entregado para uso usufructo. De ahí la importancia de iniciar un proceso de demarcación para proteger su territorio; agregó, Leónidas Moreno

La Dirección de Legalización de Tierras Urbanas y Rurales de la prefectura, cuyo compromiso es el levantamiento planimétrico, trabajará conjuntamente con el GAD Calderón.

Toda solicitud debe ser, de grupos organizados dirigidos a la presidenta, Rosa Salazar, para su posterior ejecución.