Por Rita Encalada

Con una mañana radiante de sol, cientos de personas, entre espectadores y fieles creyentes,  se apostaron desde las 9h00 hacia la Capilla Manuela Enríquez, para observar esta procesión viviente que se extendió por las principales calles de Bellavista y San Juan de Calderón.

Juan Carlos Gaibor párroco de la Iglesia San Juan Bautista, señaló que cada Viernes Santo desde hace tres años, se la realiza en recuerdo de la condenación y muerte de Jesús. “Hacemos este camino de fe haciendo penitencia, oración y ayuno para purificar nuestras almas” Expresó.

Durante el largo recorrido los cucuruchos, Verónicas, romanos y la figura central de Jesús revivieron el acto a través del Viacrucis, es decir; los momentos y sufrimientos vividos por Jesús desde que fue prisionero hasta su muerte en la cruz.

La banda musical acompañaba con un estruendoso sonido fúnebre a varias de las miradas que se mostraban aflicción al observar cada escena revivida.

Al respecto Zoila Arias señalo sentirse muy triste y culpable de que Jesucristo haya tenido que pagar por sus pecados.
Entre tanto Lolita Chicaiza cargo una de las pesadas cruces de penitencia en agradecimiento por los milagros obtenidos. “Tengo fe en mi señor Jesucristo, él es el único en quien puedo confiar”. Enunció.

La procesión contó con la presencia de alrededor de 1500 personas y estuvo resguardada por la Policía Nacional. Culminó cerca de las 12H: 30 pm en la Iglesia San Juan Bautista.

Otros datos:

Literalmente, via crucis significa «camino de la cruz». Al rezarlo, se recuerda con amor y agradecimiento lo mucho que Jesús sufrió para salvar a la humanidad del pecado durante su pasión y muerte. Dicho camino se representa mediante 15 imágenes de la Pasión que se llaman «estaciones». El párroco Juan Carlos Gaibor paro en las diferentes estaciones ubicadas en distintos domicilios de Bellavista para orar y manifestar palabras de reflexión.

Personajes:

Una de las de las figuras que llamo la atención a parte de la de Jesucristo fue la de Tatiana Puebla quien personificó al Diablo con una túnica negra ocultando su rostro. En el mundo católico según Puebla simboliza la maldad y a lo largo del viacrucis siempre estuvo tentando a Jesucristo para que pierda las fuerzas y no cumpla con la voluntad de su padre
Igualmente indicó que formó parte de esta procesión viviente por el amor a Dios puesto que es una manera de decirle a Jesús que lo acompaña en su duro caminar y que gracias a él los redimió. “No importa el calor o el largo recorrido, lo importante es que esta mañana sirva de reflexión e ir analizando cada uno de nuestros corazones e ir cambiando”.Dijo