Calderón nació como una pequeña parroquia rural que albergaba a una población indígena de la capital. Ahora es una de las zonas más pobladas, no solo de Quito, sino de la Sierra ecuatoriana. Incluso tiene una cantidad de votantes mayor a la de cuatro provincias del país. Eso hace que sea una zona atractiva para los políticos.

Esta parroquia, que está rodeada por quebradas, es considerada la de mayor crecimiento urbanístico de Quito, fue por eso que en 2016 se construyó el intercambiador más grande de la capital. Cerca de 100.000 vehículos transitan a diario en la intersección de la Panamericana Norte y la av. Simón Bolívar.

Joaquín Rivadeneira, urbanista, señala que el acelerado crecimiento de Calderón responde a un ‘boom’ del sector inmobiliario. “Hay una oferta de viviendas de costos accesibles, pero también se ha consolidado una especie de micro centralidades, ya que el sector cuenta con hospitalescentros comerciales escuelas”.

A eso se suma que tiene una sede de la Fiscalía, nueve unidades de Policía, 20 iglesias y 400 barrios.

En la mira de los candidatos

Actualmente, Calderón es la parroquia rural más grande del país. Por ende, concentra más electores, inclusive tiene más votantes que las provincias de Pastaza, Zamora, Morona Santiago y Galápagos.

Por la cantidad de votantes, la parroquia tiene dos vocales más que las otras juntas parroquiales, que tienen cinco.

El crecimiento de las parroquias rurales hace que, fenómenos como el de Calderón, se empiece a notar en otros sectores de la capital.

Por ejemplo, según datos del Consejo Nacional Electoral (CNE), en las últimas dos décadas la cantidad de electores Quito creció en distintos ritmos en las parroquias urbanas y rurales.

Por ejemplo, se evidenció que donde hubo mayor número de votantes en crecimiento fue en Calderón y en los Valles.

En las votaciones de 2019 (cuando Jorge Yunda ganó la Alcaldía) en Pichincha hubo 244 zonas electorales.

Para el 2020 se incrementaron tres: Calderón, Llano Grande y Cumbayá.

HISTORIA. En Calderón hay, al menos, cinco comunas ancestrales.
HISTORIA. En Calderón hay, al menos, cinco comunas ancestrales.

Calderón pasó de tener 33.194 electores, en 2002, a 123.371 en 2021 (elecciones presidenciales).

Mientras que, en la zona urbana se registró un menor número de sufragantes en 2021, en relación a los comicios seccionales de 2019.

Si bien Calderón es una parroquia de alta población electoral, según datos del Municipio de Quitoen el sur se concentra, aproximadamente, el 36% de la población total de la capital, alrededor de 900.000 habitantes.

Es así, que los candidatos a la Alcaldía, tendrán que “conquistar” – con especial énfasis– a estas poblaciones.

La fuerza de las parroquias rurales

Carlos Aguinaga, expresidente del Tribunal Contencioso Electoral (TCE), señala que el rol de las parroquias rurales “es importante”, ya que “pueden significar espacios que beneficien una candidatura política”. Sin embargo, agrega que la idea de votación puede ser “engañosa”, porque en Ecuador no está controlado el voto domiciliario.

“Con dos mil cambios de domicilio se puede ganar una Alcaldía pequeña (…) a eso se lo conoce como trashumancia electoral”, detalla.

Trashumancia electoral es la acción de inscribir la cédula para votar en un lugar distinto a aquel en el que se reside. En otros países es considerado un delito pues – explica Aguinaga– los electores suelen ser pagados por movimientos políticos para cambiar su domicilio.

Sobre el ejemplo concreto de Calderón, Aguinaga señala que existe una inequidad política en el crecimiento desordenado de la ciudad, ya que estas son parroquias que tienen “mayor representación política” y por ende suelen ser prioritarias en el tema de obras.

130.530 votantes tiene Calderón, para 2023. Esto representa el 6,6% del electorado quiteño.
En inicio este sector se llamaba Carapungo, aunque en 1897 cuando fue declarada parroquia, cambió de nombre en honor a Abdón Calderón.
 2’332.731 votantes hay en Pichincha. 1’974.274 están en Quito. 

FUENTE: LA HORA ECUADOR