A su faceta de cantautora, la labor de embajadora continúa reafirmándose para la cantante ecuatoriana Paulina Aguirre, quien reside en Los Ángeles, Estados Unidos.

Recientemente recibió la invitación para ser embajadora del proyecto Unidos por la educación del consorcio Nobis.

«Agradecida con Isabel Noboa por esta invitación que nos ha hecho porque sabemos que ella viene trabajando con un corazón real para todo lo que es la educación en el Ecuador, si estuviéramos esperando que desde el Gobierno hiciera todo no avanzamos, pero el interés en general de la empresa privada permite que podamos lograr un desarrollo más avanzado, especialmente en la educación», comenta Aguirre, quien en junio estrenó su tema Sin querer sentir, sentí.

Según la ganadora de un Grammy Latino por su disco Esperando tu voz, en 2009, con este proyecto «quieren rehabilitar 900 escuelas rurales en todo el territorio nacional para reintegrar a más de 60 000 estudiantes que han quedado fuera del sistema de educación», puesto que los estudiantes de los sectores vulnerables son los más afectados y esto también ha coincidido con el despido de docentes.

Además, «asegurar 140 000 cupos a nivel nacional y (lograr) una combinación de educación presencial y remota virtual, y darles el acceso a tablets».

La cantante indica que la invitación es para colaborar en tres frentes. «Para que sea parte del Comité Consultivo del proyecto, ayudar a conseguir donaciones desde Estados Unidos y el uso de las donaciones serán auditadas por Price Waterhouse, para ser embajador del proyecto, permitiendo a través de las redes para que el proyecto se conozca», explica la artista que ganó una Gaviota de Plata en el Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar, en la categoría mejor canción de folclore, con el tema Canoíta en el 2016, en representación de la población latina de Estados Unidos.

En enero de este año también se unió como embajadora para la organización World Vision, una organización que está en 100 países, incluido Ecuador, desde hace 50 años y se dedica a ayudar a los niños. El rol de embajadora para esa organización la comparte con Ismael Cala para el Caribe y Latinoamérica. «Ellos trabajan en varios frentes, tienen distintos proyectos, hay un proyecto de Esperanza, que trabaja con niños inmigrantes…», señala.

‘Sin querer sentir, sentí’

El 24 de junio estrenó Sin querer sentir, sentí, un tema que resume situaciones complicadas que atravesó la artista, ataques de pánico, ansiedad, pero que por temor a la crítica o a que la juzguen optó por callar. «Cuanto tú estás siendo vista por la gente es difícil acudir para que alguien te ayude porque no quieres ser juzgado, no quieres ser criticado y a veces las personas somos bastante inmisericordes, no tenemos la misericordia y la compasión de los otros», comenta la intérprete de Abrázame.

Esa vivencia, dice, es similar a la que ocurre actualmente con el COVID-19, que muchas personas muestra indiferencia ante lo que ocurre y solo toman conciencia cuando ocurre con un familiar cercano. «Si no es algo que nos pasa con un familiar inmediato no logramos entender», afirma la intérprete de Como los demás.

«Creo que son tiempos que Dios nos ha puesto a todas las personas para que podamos meditar, reflexionar y ver que la vida es importante más que cualquier otra cosa, la familia es más importante que cualquier otra cosa. El estar unidos es importante. Hay muchas necesidades obviamente en toda la parte financiera, la economía mundial ha sido afectada, pero yo creo que cada día tenemos que agradecer que estamos vivos», agrega.

La composición del tema concluyó en enero de este año. «Cuando la terminé en enero fui a enseñársela a mi esposo, Pablo Aguirre, y también a Mario Domm, del grupo Camila. Mario no me dejó terminar la primera parte de la canción y me dijo: ‘wey, que buena que está esta rola (canción)’ y dice: ‘estás inspirada, estás con la musa’ Él (Mario) es supercrítico, si algo no le gusta, me dice: ‘no, no, no Pau’, pero le encantó…», afirma.

Loading video

https://youtube.com/watch?v=e8Hsl1Aow2g%3Fenablejsapi%3D1%26amp%3D1%26playsinline%3D1

Conciertos virtuales

La artista, que estuvo nominada por el Grammy Latino en el 2007, 2012 y 2014, sobre los conciertos virtuales indica que debido a la situación que atraviesa el mundo hacen parte de las alternativas para mantenerse en contacto con el público, pero «no es lo mismo» que el presencial. «Las personas sí somos bien presenciales, nos gustar ir a tener el contacto, la energía con el público… El salir para una persona es la experiencia de me voy a poner esta blusa que me encanta y me voy a llevar la cartera que me gusta, ponerme los zapatos que me gusta, me voy a poner bonita para tener una noche agradable mientras me estoy tomando un vino, esa experiencia no hay…», afirma.

Cuarentena

Parte de la cuarentena la pasó en Ecuador, no pudo regresar a Los Ángeles porque cancelaron los vuelos. En marzo estuvo en la capital para cumplir con varios compromisos, entre ellos el concierto que tuvo con la Orquesta Sinfónica Nacional del Ecuador y otros espectáculos, pero que estos últimos se cancelaron. Retornó a Estados Unidos el 30 de abril. (I)

https://www.instagram.com/p/B8kPES-hljY/media/?size=l

https://www.instagram.com/p/B8kPES-hljY/embed/captioned/?cr=1&v=12