Cadetes y oficiales de la Escuela Superior de Policía han rendido versión ante el Fiscal que investiga la desaparición de María Belén Bernal, vista por última vez el domingo 11 de septiembre en esa dependencia junto a su esposo, el teniente Germán Cáceres, ahora prófugo.

Uno de los policías estaba en una habitación cercana a la del teniente esa madrugada y contó:

«… alrededor de las 01h15 me desperté debido a que escuché sonidos, como que estaban discutiendo, ruidos extraños. Después de que ya no se escuchaba ruidos procedí a levantarme (…) la habitación de mi teniente Cáceres se encontraba con las luces encendidas, procedí a golpear la puerta y abrirla, visualicé dos personas acostadas sobre la cama, no podía ver el rostro. Se levantó mi teniente Cáceres y me dijo lárgate de aquí si no quieres tener problemas (…) observé entre el dedo índice y pulgar de su mano derecha una mancha rojiza…»

Según el policía, volvió a su habitación y dio parte a su superior, un teniente:

«… indicándole la novedad y pidiéndole que me ayude verificando lo que estaba sucediendo (…) despúes de unos 15 o 20 minutos escuché como que habrían una puerta…»

La Fiscalía también llamó a rendir versión a ese teniente, quien dijio que estaba en otro edificio, y que:

«…por razones de tiempo y de distancia le solicité a mi compañero que avance a verificar, luego de aproximadamente 20 minutos me envió un mensaje de WhatsApp que decía textualmente: no hay nada mijín, a la 01:29…»

El fiscal le pregunta si dio parte a sus superiores, responde que no porque no existió ninguna novedad.

También compareció un cadete quien informó que es mismo domingo, horas más tarde, vio a Germán Cáceres quien le hizo un pedido.

«…aproximadamente a las 17H15 mi teniente Cáceres ingresó a mi dormitorio y me preguntó si tenía una linterna y yo le dije que sí y le presté la mía. (…) luego yo le escribí y él me dijo que seguía en el cuarto piso y que le lleve una tijera…»

Mientras otro cadete comentó lo ocurrido al siguiente día, el lunes 12 de septiembre:

«…yo salía del bar de cadetes y mi teniente Cáceres grita que venga, tenía 3 fundas de basura color blanco y me dispone que vaya a botar (…) en el camino pude observar algo que contenían ya que las fundas eran medio transparentes, se pudo observar pedazos de cortinas…»

Este martes la Fiscalía continuó receptando versiones.