Este lunes 22 de marzo del 2021 el Alcalde de Quito, Jorge Yunda, entregó la primera etapa del proyecto Chalpi Grande-Papallacta que amplía en 2.200 litros por segundo el caudal de agua para Quito hasta 2050.

Esta obra, indicó el Municipio de Quito, beneficia a 500 mil habitantes del norte de la ciudad de Quito, incluyendo las zonas de Calderón y San Antonio de Pichincha, además de las parroquias nororientales como Cumbayá, Tumbaco, Puembo, Pifo, Tababela, Checa, Yaruquí, El Quinche y Guayllabamba.

En el proyecto que está ubicado en Cuyuja-Papallacta, cantón Quijos, provincia de Napo se invirtió, según el Cabildo, 39.3 millones de dólares mediante crédito obtenido de la Agencia Francesa de Desarrollo.

«Debemos trabajar no solamente para nuestro periodo sino planificar a futuro. Se dará agua potable a barrios altos, alejados de la urbe y parroquias nororientales que, si bien se tiene una cobertura que supera el 98%, es necesario seguir trabajando por las personas más humildes y vulnerables”, dijo Yunda durante su intervención en la entrega de este proyecto.

Añadió que con las turbinas se produce energía eléctrica en casi 8MW sumando un total de 40MW a cargo de la Empresa Pública Metropolitana de Agua Potable y Saneamiento (Epmaps). Esto, dijo el burgomaestre, da como resultado una economía circular, limpia y cada vez menos dependiente del combustible fósil.

“Es importante seguir hermanándonos con el gobierno francés y las puertas de la ciudad están abiertas para los inversionistas extranjeros que quieran apoyar en el desarrollo y generación de empleo en la ciudad”, recalcó Yunda.