Tras varios días de intenso trabajo, los equipos técnicos de la Empresa Pública Metropolitana de Agua Potable y Saneamiento (Epmaps-Agua de Quito) lograron identificar el taponamiento en la línea de conducción que proviene de las vertientes El Volcán y que abastece a las parroquias de Píntag, Alangasí y La Merced. 

Más de 40 trabajadores recorrieron la red, este martes 12 de enero de 2021, para determinar el daño, durante una jornada ininterrumpida que inició a las 05:00 y concluyó a las 20:00 con la liberación del taponamiento. 

Este trabajo permitió incrementar el caudal de 60 a 105 litros por segundo, con lo cual se normalizará la dotación de agua potable las 24 horas del día en la población La Merced, en donde la obstrucción de la tubería redujo los niveles de caudal y, por tanto, causó la intermitencia en el servicio en las últimas semanas. 

Una vez recuperado el caudal se trabaja en la estabilización de las líneas de conducción y recuperación de niveles en los tanques de distribución. Esta tarea se desarrollará durante las próximas horas para así normalizar la continuidad del servicio.

Esta es la cuarta intervención que ejecuta Epmaps en la zona. Para ello, cuenta con un equipo de inspección televisiva que recorre la línea de conducción para verificar su estado. La información se transmite a través de un robot mecánico que envía la señal hacia un vehículo equipado con audio y video.   

Agua de Quito continuará ejecutando los trabajos complementarios a largo plazo, como la construcción de una nueva línea de conducción desde la fuente El Volcán hasta el tanque El Chorro. 

Epmaps ofrece disculpas a la ciudadanía afectada por este imprevisto y recuerda que la institución se mantiene trabajando para beneficio de los habitantes de esta zona y de todo el DMQ.