El Gobierno de China ordenó el jueves 26 de marzo del 2020 a las aerolíneas reducir el número de vuelos internacionales a su territorio con el fin de prevenir una posible nueva ola de infección por coronavirus.

Por su parte la Administración de Aviación Civil de China (CAAC) se acogió a esta medida y expresó que para contener resueltamente los crecientes riesgos de los casos importados de COVID-19 han decidido reducir los vuelos internacionales.

Los contados vuelos que se realcen deberán seguir un estricto protocolo de sanidad y seguridad.

Por su parte el Ministerio de Relaciones Exteriores de China anunció la suspensión temporal del arribo de personas extranjeras con visas y permisos de residencia que estén validos a partir del 28 de marzo. «La suspensión es una medida temporal que China está obligada a tomar a la luz de la situación del brote y las prácticas de otros países», reseño el ente ministerial.

Según reportes de la Comisión Nacional de Salud de China, el país tiene 81.285 casos de personas infectadas que se encuentran en aislamiento y tratamiento médico.