El vicepresidente Otto Sonnenholzner ofreció disculpas por las imágenes de la pandemia de coronavirus en Ecuador que se evidenciaron en el exterior.

Por: Primicias Ec

En cadena nacional, el vicepresidente Otto Sonnenholzner dijo que el mundo cambió y “la política tiene que entenderse como algo distinto”.

También pidió disculpas a los ecuatorianos por las imágenes sobre la pandemia en Ecuador, que según él deterioraron al país en el exterior.

El Vicepresidente se refiere a las largas filas afuera de los cementerios o a los cuerpos de fallecidos en las calles de Guayaquil.

Policías y militares colaborarán en el proceso de levantamiento de cuerpos en Guayas.

Mientras que sobre las críticas que recibió esta semana por visitar ocho hospitales de la Costa, Sonnenholzner dijo: “Lo seguiré haciendo mientras sea posible”, afirmó.

“Puede haber decisiones en las que no estemos todos de acuerdo, inclusive dentro del Gobierno pero en esta vida todos tenemos derechos a equivocarnos”, expresó.

El Vicepresidente también advirtió que el aumento de la capacidad para tomar pruebas elevará el número de casos de coronavirus.

Por eso pidió a la población que si sale de casa use mascarillas.

Señaló que “la cifra de fallecidos que nos muestra el INEC para marzo en Guayas es alarmante”.

La provincia es la más afectada por el coronavirus, y hasta el 4 de abril reportó 2.402 contagios positivos y 122 muertes.

En el mensaje también se enumeraron las gestiones hechas por el gobierno ante la pandemia del coronavirus en Ecuador:

  • La capacidad hospitalaria de Guayas se amplió a 1.500 camas solo para atender a enfermo de Covid-19.
  • INSPI aumentó su capacidad para realizar 1.500 pruebas de Covid-19 diarias.
  • Al menos 500 equipos de protección personal fueron entregado en el hospital del Guasmo.
  • Inició la contratación para cubrir 2.000 plazas de salud.
  • Hay 17 laboratorios privados que realizan pruebas de Covid-19 y 33 establecimientos para toman muestras en los domicilios. 
  • La empresa Alibabá donó 20.000 pruebas más, 100.000 mascarillas y cinco ventiladores