De acuerdo con el reporte epidemiológico emitido por el Ministerio de Salud Pública (MSP), actualizado al 22 de enero de 2022, la situación respecto a los contagios por COVID-19 en la capital varió.

El alcalde de Quito, Santiago Guarderas, luego de recibir la información del COE Nacional convocó para el lunes, 24 de enero, de manera urgente, al COE Metropolitano que ahora estudia el informe y elabora un documento que servirá de base para esta reunión.

Guarderas Izquierdo resaltó que, de esta manera, se definirán las acciones que se tomarán en Quito. “La salud y bienestar de los quiteños son la prioridad para lograr la reactivación económica de la ciudad”, precisó el Alcalde.

Cabe recordar que según la resolución 040, la capital cuenta con cuatro umbrales de alerta que permiten tomar decisiones sobre la base de tres criterios: transmisión del virus, capacidad del servicio hospitalario y corresponsabilidad (vacunación). Este semáforo tiene cuatro colores: verde (bajo), amarillo (medio), tomate (alto), rojo (muy alto).

Cada una de estas alertas determina los aforos que se permiten para diferentes actividades como funcionamiento de bares, discotecas, centros de tolerancia y diversión nocturna, centros de entrenamiento y gimnasios, etc.

En cuanto al tema de educación, la ministra María Brown explicó que la presencialidad es voluntaria; para esto, las instituciones educativas garantizarán el distanciamiento necesario entre alumnos, es decir 2.25 m por persona. Además, las clases se pueden organizar en grupos y en horarios diferenciados. Esta medida rige a partir del día lunes, 24 de enero.

Juan Zapata, director del COE Nacional, dijo que esta medida se ve reflejada en la baja de “las incivilidades en todo el territorio, esto permite que ahora tengamos seis cantones en semáforo rojo. Es necesario que conozcan que se va a seguir monitoreando semana a semana la situación”. Finalmente, realizó un llamado a la corresponsabilidad de la ciudadanía.