El Comité de Operaciones de Emergencia (COE) nacional no aprobó el pedido de que se mantenga la ley seca en Quito.

De los cuatro pedidos realizados por el alcalde Jorge Yunda, el COE nacional, reunido este viernes en la sede del ECU911 de Samborondón, solo se aceptó la suspensión del trabajo presencial de los servidores públicos de la capital, por lo que se instó a seguir en teletrabajo hasta por lo menos fines de junio.

Ayer, el COE metropolitano y provincial pidió al ente nacional que apruebe la vigencia de ley seca para Quito como estrategia para evitar el aumento de casos positivos de COVID-19.

A decir de Yunda ese pedido se fundamenta porque se han incrementado los problemas con libadores en la vía pública, las fiestas y los escándalos.

Otros pedidos fueron que todavía no se reactive el transporte terrestre interprovincial desde y hacia la capital y, que el toque de queda que rige desde las 21:00 se mueva a las 18:00, un pedido que había sido reiterativo del alcalde Yunda.

El COE únicamente aprobó que se postergue el retorno de los funcionarios públicos a sus labores presenciales, pues bien podrían continuar con sus tareas de teletrabajo en lugar de salir a las calles, cuando la situación en Quito por casos de COVID-19 está al límite, por la alta ocupación de los hospitales.

«El COE Cantonal pedía aplazar por un mes el regreso a la jornada laboral del sector público, esto no se ha aceptado, pero se va a mantener la suspensión durante la próxima semana, y luego ya definiremos el regreso escalonado de todos los servidores públicos en la capital», dijo la ministra de Gobierno, María Paula Romo. EL UNIVERSO