El ministro de Finanzas, Richard Martínez, el ministro de Producción, Iván Otanenda, y el secretario de Gabinete, Juan Sebastián Roldán, explicaron este domingo el Plan Ecuador Solidario que abarca en tres aspectos (resistencia, activación y recuperación) para superar la crisis por el COVID-19.

Martínez informó que se han destinado USD 760 millones para equipos médicos, hospitales móviles y distintos insumos para enfrentar la pandemia.

Asimismo, explicó que se brindará protección a las personas más vulnerables, donde se beneficiarán a un millón de familias adicionales con el bono de USD 60 dólares, que se espera que sean por tres meses.

Respecto a la situación laboral, anunció que se deberán realizar “régimen de acuerdos” para evitar despidos y definir nuevos salarios. Y anunció que los trabajadores del área de la salud, educación, policía y FF. AA, están excluidos del aporte salarial para la Cuenta Nacional de Asistencia Humanitaria.

También explicó que Ecuador no puede imitar las salidas económicas tomadas por Chile, Colombia y Perú, de inyectar dinero a la economía, porque nuestro país no tiene espacio fiscal, ahorros públicos, reservas internacionales suficientes, ni acceso a mercados y no puede expandir el crédito sin dólares

Y anunció que se emitirá un nuevo decreto que extenderá por seis meses los siguientes beneficios: diferimiento de impuestos de pequeñas y medianas empresas y el pago de aporte patronal al IESS diferido en 3 meses.

Por otra parte, el secretario de la presidencia, Juan Sebastián Roldán, se refirió a la reducción de sueldos e informó que esta medida va a durar mientras se mantenga la emergencia. Y con ella se prevé un ahorro de mas de USD 300 millones al año.

Sobre la contribución ciudadana por salarios, explicó que los funcionarios públicos que ganen hasta USD 1 000 se acogerán al descuento salarial de la tabla publicada por las autoridades, quienes ganen más de USD 1 000 aportarán el 10% de su sueldo. Los trabajadores privados, sea cual sea su sueldo, se acogerán a la tabla.

Esta contribución solidaria se realizará por nueve meses, con la finalidad de obtener la mayor cantidad de recursos. “Es importante que tengamos comprensión de la magnitud de la crisis”, aseguró.

La cuenta humanitaria será manejada por ocho ciudadanos, en la que se recaudará las aportaciones de todas las empresa que tuvieron utilidades el años pasado.

Finalmente, Iván Otanenda, explicó que el plan del Gobierno está enfocado para ayudar a los más sectores vulnerables, como los micromepresarios, con la finalidad de posteriormente reactivar la economía.