Con 86 votos a favor, 41 en contra y 1 voto blanco y siete abstenciones, fue aprobada hace pocos minutos la Ley de Defensa de la Dolarización. La votación se tomó tras seis horas de un debate polarizado.

Para el presidente de la Comisión de Régimen Económico, Franco Romero, la positiva votación, por encima de los 70 votos mínimos necesarios, tuvo que ver con el convencimiento de los asambleístas de que la Ley iba a ayudar al país y a fortalecer la dolarización. 

Explicó que si bien en días pasados, antes de las elecciones presidenciales, el debate fue muy politizado, ahora se entendió que no era una ley con dedicatoria a uno de los candidatos, sino que en cualquier caso, la ley era esencial.

El segundo debate de la Ley de Defensa de la Dolarización, en su segundo día discusiones, se caracterizó por discursos reiterativos a favor y en contra del proyecto. La sesión de esta tarde y noche estuvo presidida, en primera instancia por el primer vicepresidente César Solórzano (SP). Ya para la noche, la asumió César Litardo, quien ordenó la votación final.

El proyecto contó con la aprobación de varias bancadas, entre ellas la de PSC, SUMA, CREO, BIN, así como ciertos asambleístas de AP).

Los principales argumentos de este sector fueron que la normativa es esencial para darle independencia técnica al Banco Central, a fin de que maneje la política monetaria sin presiones del fisco, especialmente a Gobiernos populistas, que pueden presionar para tomar medias cortoplacistas, sin pensar en el futuro del país.

En esta misma línea, es importante recomponer los cuatro sistemas del balance del BCE y se crean dos Juntas, una monetaria y otra financiera. La normativa promueve la acumulación de reservas internacionales.

Entre tanto, quienes no están de acuerdo (RC, ciertos asambleístas de AP, entre otros) se trata de una norma inconstitucional, no urgente y que más bien afecta a la dolarización.

Durante el debate de este día, Lira Villalba, de RC, presentó la moción para el archivo de lo que denominó un “nefasto proyecto de ley”. Más tarde, se conoció que se presentaría un informe de minoría de la Comisión, pidiendo dicho archivo.

El asambleísta de AP, José Serrano, dijo en su intervención que el proyecto que fue enviado por el Ejecutivo, había sido mejorado por la Comisión, sin embargo hizo algunas observaciones, que, dijo si fuera acogidas, permitirían que la ley contara con la votación de toda su bancada. 

Franco Romero acogió los cambios que tenían que ver con la tenían que ver con el tema de la constitucionalidad en la que se aclaraba la supremacía de la Constitución sobre las leyes, se establecía que el BCE no pueda negociar con metales precioso, pues no lo hace de hecho. 

Y finalmente se pidió establecer que en la regulación y control del sector financiero privado, “bajo ningún concepto y en ninguna circunstancia, trasladarán la responsabilidad de solvencia bancaria ni supondrá garantía alguna del Estado”. EL UNIVERSO