En medio de una sesión del Concejo Metropolitano de Quito a propósito del Primer Grito de Independencia, el edil Fernando Morales le lanzó un vaso con agua al alcalde en disputa Jorge Yunda.

El regidor estaba hablando ante los concejales cuando Morales se levantó, agarró el vaso y se lo echó al funcionario.

«¡Ten decencia sinvergüenza! Quito no merece lo que tú y tu familia están haciendo», le gritó Morales a Yunda, antes de abandonar la sala escoltado por agentes de seguridad y policías.

Yunda calificó este hecho como un ataque cobarde. «Quieren mi cargo, lánzense a las elecciones. Quieren sacarme del cargo, recojan firmas y que el pueblo me saque, no con leguleyadas ni con intereses oscuros», manifestó.

Ya en los exteriores del salón donde se llevaba a cabo la sesión, Morales fue abordado por periodistas y dijo que le molestaba la «victimización» de Yunda, «que se cree del pueblo, pero anda en Ferrari y Maserati. Anda cuenteando a la gente».

Esta tensa jornada en el Municipio de Quito se dio instantes previos al inicio de movilizaciones a favor y en contra de Yunda, quien retomó sus funciones como alcalde gracias a una sentencia de la Corte Provincial de Justicia de Pichincha que invalidó su remoción.

El alcalde se ampara en esta resolución para hacer caso omiso a una decisión del Tribunal Contencioso Electoral (TCE) que había ratificado su suspensión del cargo. ECUAVISA