El Internet y las redes sociales son parte de nuestras vidas, debido en gran parte a la enorme oferta de información y recursos que ofrece. Ante esta situación, la Policía Nacional a través de la Dirección Nacional de Comunicaciones, informa a la comunidad sobre los peligros que puede ocasionar el denominado ciberbullying que es el uso de los medios telemáticos (internet, telefonía móvil y videojuegos online) para ejercer el acoso sobre las víctimas; produce graves consecuencias en ellas y en los que le rodean.

¿Cuándo estamos ante un caso de ciberbullying?

Esto se suscita cuando un niño, niña o adolescente atormenta, amenaza, hostiga, humilla o molesta a otro/a mediante internet, por intermedio de teléfonos móviles, consolas de juegos u otras tecnologías telemáticas.

Características principales del ciberbullying

Anonimato: en muchas ocasiones el ciberbullying facilita el anonimato del acosador o acosadores. Aunque no debemos engañarnos, en la mayoría de los casos de ciberbullying, el acosador es alguien cercano a la víctima.

Repetición: las nuevas tecnologías facilitan al agresor que puedan acosar a su víctima en repetidas ocasiones. Ejemplo, (un vídeo que compromete a la víctima, puede subirlo a distintos medios para que lo vea más gente, chantajearle, etc.)

Protagonistas del ciberbullying: las personas que intervienen en un proceso de ciberbullying pueden desempeñar distintos roles:

Agresor: quien realiza el acoso

Víctima: quien sufre el acoso

Reforzador: el que estimula la agresión favoreciéndola

Ayudante: ayuda al agresor materialmente a cometer el acoso

Defensor: intenta ayudar a la víctima a librarse del acoso

Tipos de ciberbullying:

Exclusión: se pretende marginar a la víctima de determinados entornos como pueden ser chats, redes sociales, foro, etc., y hacer expansiva dicha exclusión.

Hostigamiento: fundamentalmente la pretensión es humillar a la víctima, a través del envío de vídeos o imágenes que le dañen, comentarios, sms, entre otros.

Manipulación: se tergiversa información relativa a la víctima y se difunde para dañar a la víctima.

Medios utilizados: los más utilizados son los ordenadores, móviles, consolas, utilizando canales como internet, mensajería, redes sociales, aplicaciones para móvil, etc.

Consejos para enfrentarse al ciberbullying

Mantener la calma.- No conviene actuar inmediatamente o responder ante un episodio de acoso escolar. Es mejor alejarse del dispositivo o la red social en donde está ocurriendo el ciberbullying.

No responder.- El acosador busca provocarte con su ciberbullying. Ellos esperan que respondas o te enfades. No lo hagas. Ignora todos los comentarios o mensajes.

Hacer capturas de pantalla.- Si crees que debes contarles este acoso a tus padres, el profesor, o incluso a la policía, necesitas pruebas de que estás sufriendo ciberbullying. Haz capturas de pantalla con los mensajes y fotos que recibas.

Habla con un adulto de confianza.- El ciberbullying es difícil de superar en solitario. Pide consejo a un adulto de confianza.

Bloquea a los acosadores en las redes.- Todas las redes sociales y servicios de Internet tienen una opción para bloquear a usuarios con los que no quieres mantener contacto. Bloquea inmediatamente a los usuarios que te acosan.

Hora de actuar en serio.- Si, tras completar los pasos anteriores, el acoso continúa y crees que supone una amenaza para tu seguridad, es hora de ponerse serio. Cuéntales a tus padres, a un profesor del colegio o incluso a la policía, si es necesario. El ciberbullying es una práctica delictiva, la ley y la sociedad están en contra de estos comportamientos. Ellos pondrán los medios para terminar con el acoso.

Revisa tus listas de amigos.- Echa un vistazo a las listas de amigos de tus cuentas sociales y borra a quien no conozcas.

Recuerda: responder al ciberbullying o no hacer nada sólo sirve para empeorar el problema. Hay formas de combatirlo con eficacia. El acoso escolar no es el fin del mundo, si mantienes la calma y no te dejas arrastrar por sus trampas.

FUENTE: Policía Nacional del Ecuador