En medio de la etapa de calificación e inscripción de candidaturas para las elecciones generales del 2021, que lleva a cabo el Consejo Nacional Electoral (CNE), se abrió la fase de aceptación de la nominación de forma «personalísima», que se sustancia durante la Democracia Interna de las organizaciones políticas y que culminó el 23 de agosto pasado.

No obstante, la idea se establece solo para aquellos ciudadanos que sean escogidos por las organizaciones políticas para reemplazar a un precandidato que sea rechazado por el CNE, por incumplimiento de requisitos o estar incursos e inhabilidades.

Esto se desprendió de la lectura de informes de calificación de candidaturas que se realizó en una plenaria de la noche de este 14 de octubre del Consejo Electoral. Aunque unos expedientes contenían este texto y otros no, lo que propició el debate entre los cinco consejeros.

En un primer informe se resolvió con cuatro votos afirmativos y la abstención de Luis Verdesoto, negar la inscripción de Salvador Quishpe como candidato a asambleísta nacional por el movimiento Pachakutik (PK) por adeudar pensiones alimenticias.

Quishpe encabezaba la lista nacional, e incluso antes de inscribirlo, se habló de que se lo reemplazaría por Jaime Vargas, presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie).

Esta posibilidad toma forma para Vargas, ya que el Consejo Electoral dio 48 horas para que la agrupación política reemplace al candidato; y, de acuerdo al reglamento de inscripción de candidaturas, no es necesario que se elija a un nuevo precandidato en un proceso de democracia interna. Y además, ahora podrá aceptar su nominación en «unidad de acto», como lo establece el reglamento de Democracia Interna y así cumplir con los requisitos.

Sobre la situación de Quishpe, solo el consejero Verdesoto se abstuvo de votar a favor de la negativa de su inscripción. Explicó que llegó hasta su despacho conocimiento de documentos que probarían que no había deuda de pensiones alimenticias, pues el precandidato se presentó ante un juez de la Niñez junto a su exesposa para aclarar la situación.

Pidió que se revise el caso, pero con con cuatro votos a favor de Diana Atamaint, José Cabrera, Esthela Acero y Enrique Pita se rechazó esta candidatura.

En este expediente de análisis, no se incluía el texto de que al designarse el reemplazo, este acepte su nominación.

Al contrario, al aceptar una objeción planteada por la alianza Unión por la Esperanza (UNES) en contra de un precandidato a asambleísta nacional, Juan Caicedo por el movimiento Construye, se pidió que se reemplace en 48 horas con un nuevo candidato y que este acepte su nominación de forma presencial.

Fue entonces que el vicepresidente Enrique Pita expresó su preocupación y advirtió que la norma no establece que en esta fase del proceso electoral se realice esta «unidad de acto». «Esto no está contemplado en norma alguna», advirtió; pero aceptó la resolución de rechazar la candidatura «sentando constancia de mi preocupación», recalcó.

Verdesoto también se mostró inquieto, alegando que se estaría haciendo una «interpretación» del Código de la Democracia, respecto de dar paso a la aceptación de candidaturas en esta etapa del calendario electoral.

Atamaint justificó que el Código establece que es un requisito cumplir con la aceptación de la proclamación, por lo que debe cumplirse.

UNES también objetó la lista de asambleístas nacionales de Unión Ecuatoriana y Libertad es Pueblo, y el pleno del CNE las aceptó.

Con esto se dispuso que en el plazo de 48 horas, Libertad es Pueblo reemplace con nuevos candidatos a Fernando Balda y Marco Rosas; y, a César Rodríguez y Oscar Llerena de Unión Ecuatoriana, pues están incursos en la inhabilidad de postular a una dignidad de elección popular por adeudar pensiones alimenticias.

El informe de Unión Ecuatoriana no contenía la disposición de presentarse personalísimamente ante un delegado del CNE, y Pita reclamó «por qué a unos sí y a otros no», pero finalmente se aprobó con tres votos a favor, y la abstención de Verdesoto y Pita.

La misma votación se observó para rechazar las candidaturas de Libertad es Pueblo.

Respecto de la aceptación personalísima de las precandidaturas, Atamaint se pronunció el martes pasado, tras rechazarse la inscripción de Abdalá Bucaram Ortiz como candidato a asambleísta nacional por el movimiento Fuerza Ecuador (FE).

El político guarda arresto domiciliario por estar investigado por presuntos actos de corrupción en la venta irregular de insumos médicos durante la pandemia, y no pudo viajar a Quito para en «unidad de acto» aceptar su nominación. Por lo que el CNE rechazó su participación.

Pero la presidenta del Consejo dijo que «podría hacerlo ahora» y solo «tiene que venir a la ciudad de Quito y firmar ante un funcionario del CNE».

De forma paralela, el Tribunal Contencioso Electoral (TCE) tramita una apelación planteada por el Consejo, a una sentencia del juez Arturo Cabrera, con la declaró «inaplicable» la figura de la aceptación personalísima de las candidaturas al considerarla regresiva para los derechos de participación política. EL UNIVERSO