¿Cuánto tiempo lleva desde la última vacuna contra el covid-19? Si pasa de los seis meses o no recuerda la respuesta, pues su sistema inmune no tiene la suficiente protección de anticuerpos en caso de contagiarse de coronavirus.

Desde mayo, las dosis de refuerzo de esta vacuna se pueden aplicar desde los cuatro meses del último biológico aplicado. Pese a esto, la aplicación de las dosis de refuerzo no avanza.

Según el vacunómetro, 6,5 millones de personas han recibido la primera dosis de refuerzo de un total de 14,3 millones que deberían tenerla.

Mientras que 743.539 han accedido a la cuarta dosis o segunda dosis de refuerzo.

Este es un panorama preocupante, dice el infectólogo Dario Manzano, quien explica que “el covid llegó para quedarse, pero está en la población experimentarlo con un sistema inmune preparado, es decir, vacunados”.

Sin la protección que dan los biológicos que, en 2020, eran lo más esperado; por la ola de muertes que ha significado la covid (6,3 millones de fallecidos, a escala mundial), hoy parece que la población ha olvidado el rol que cumplen las vacunas.

Aumento de contagios

Mientras las jornadas de inmunización van en caída, los contagios aumentan. Hasta inicios de mayo de 2022, en el país había un promedio de 62 nuevos contagios diarios que, a mediados de ese mismo mes, subió a 566 contagios diarios; mientras que en junio se registró un promedio de 1.579 contagios diarios.

El aumento en la positividad es un dato que, según la laboratorista, Andrea Oyarte, muestra un repunte de contagios. En Quito, la positividad pasó del 6,6% a inicios de mayo al 36% a finales de junio.

Es decir que, en el primer caso, cerca de 7 de cada 100 pruebas PCR daban positivo y, actualmente, son 36 de cada 100 positivas.

“A inicios de mayo teníamos una positividad promedio de 5%, lo que es indicador de una pandemia controlada. Ahora se ve un gran aumento. También preocupa que, durante los (18) días del paro nacional pocas personas se hicieron la prueba, por ende, tal vez, no se aislaron”, detalla Oyarte.

Autocuidado

Desde el 28 de abril de 2022,  el uso de la mascarilla es opcional en Ecuador. La medida rige para espacios abiertos y cerrados, excepto en servicios de salud como hospitales o clínicas, donde sí se debe usar la mascarilla.

Daniel Simancas, PhD en salud pública,  ha señalado que la vacuna por sí sola no previene un rebrote. Por eso recomienda “intensificar las medidas de protección” como el uso de la mascarilla.

Para Oyarte, el Gobierno nacional debería volver a exigir que se use mascarilla “al menos en espacios cerrados”. Por su parte, Manzano considera que, a inicios de 2022, “la mascarilla era casi una bufanda y mal colocada. Es igual que no colocársela”.

Manzano cree adecuado trabajar en campañas que promuevan el autocuidado. “Estás estornudando o con síntomas de resfriado, usa mascarilla, evita reuniones y hazte una PCR”, dice.

Distinto a lo que se esperaba, Manzano considera que “las buenas prácticas” aprendidas durante los meses más álgidos de la pandemia se han olvidado. “Cuando todo empezó la gente se lavaba las manos constantemente, desinfectaba a quienes llegaban al hogar, llevaban consigo el alcohol o el gel (…) eso cada vez es menos frecuente. Ninguna norma hace que te cuides a ti y a los demás”, señala.

 Situación en hospitales

Pese a que el número de contagios está en alza, la vacunación aún presenta efectos, ya que los hospitales no se han visto desbordados como cuando no había dosis contra el coronavirus.

Los pacientes covid, en la red pública representan una ocupación del 6% en las camas de hospitalización y del 8% en cuidados intensivos(UCI), las cifras son similares en establecimientos privados.

La Secretaría de Salud de Quito señala que “el número de camas para hospitalización y Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) destinadas a pacientes Covid, se ha reducido por la disminución del número de pacientes en estas áreas, lo que se traduce en una menor ocupación”. 

Posible rebrote por el paro nacional y variantes

Durante una entrevista con LA HORA, la exministra de Salud, Ximena Garzón, señaló que ven con preocupación la falta de espacios y la aglomeración en estos centros de acogida que recibieron a los manifestantes del paro nacional.

Ahí –dijo Garzón– las condiciones no eran óptimas porque no habían suficientes baterías sanitarias, lo que impedía que haya un correcto lavado de manos; algo fundamental para evitar la propagación del coronavirus y de otras enfermedades infecciosas.

Garzón advirtió que había una alta posibilidad que, en los días posteriores al paro nacional, haya un rebrote de COVID-19.

A esto se suma el aparecimiento de dos tipos de variantes:Ba.4 y BA.5 entre las características de estas variaciones de covid que se ha observado que ambas tienen la capacidad de evadir la protección inmunitaria, tanto por infección natural, como de la vacunación previa si es que ha disminuido con el tiempo.

La cobertura de vacunación en Quito es del 92% de segundas dosis desde los 3 años.
Luego de dejar la mascarilla apareció el síndrome de ‘cara vacía.
Encuentre los centros de vacunación AQUÍ
Conozca los puntos de triaje en Quito

FUENTE: LA HORA ECUADOR