Un análisis de la Contraloría General del Estado determinó nuevas irregularidades en un contrato suscrito por una empresa municipal en Quito. Esta vez se trata de la Empresa Metropolitana de Obras Públicas (Epmmop), que adjudicó una contratación por USD 30 millones al consorcio “Repavimentación Quito”. Para esta contratación, según analizó el organismo de control, la Epmmop invitó directamente a la Cuadra Compañía Inmobiliaria y Comercializadora S.A. (Inmosolución). María Teresa Escobar, autor en Primicias Pero en los documentos consta que esta empresa fue representada por una persona jurídica diferente: el consorcio “Repavimentación Quito” Además, la Contraloría verificó que este consorcio cedió una parte de la obra a las compañías Geincosolution Cia. Ltda. y Herdoíza Crespo. Esta acción vulneró la Ley de Contratación Pública. Entre las principales irregularidades detectadas por Contraloría están: Los pliegos del contrato se ajustaron a la características de la compañía adjudicada y se omitieron varios requerimientos como la experiencia del proveedor. Los funcionarios de la Epmmop no justificaron la conveniencia técnica y económica de la contratación directa con el consorcio.  Tampoco realizaron una comparación de la capacidad del consorcio con otras empresas del mercado. El gerente de la Epmmop autorizó el inicio del concurso en octubre de 2019, y esa misma fecha invitó directamente a la empresa ganadora para que presente oferta.  El proceso de repavimentación de las vías de Quito inició en noviembre de 2019, tras un proceso contractual declarado en emergencia. PRIMICIAS EC