Con el fin de cuidar la salud de la población, la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria, Arcsa, junto a la Policía Nacional, Intendencia de Pichincha y Comisaría, realizó el control de alimentos procesados que se comercializan en las tiendas de Quito, donde técnicos de la coordinación zonal 9 de Arcsa verificaron que los productos ofertados en estos establecimientos cuenten con notificación sanitaria, fechas de vencimiento vigentes y correcto almacenamiento de los mismos.

Durante estos controles, se evidenció en las perchas la exposición de alimentos entre ellos quesos y snacks sin notificación sanitaria por lo que la Comisaría del Distrito realizó el decomiso que corresponde al representar este hecho un potencial riesgo para la salud de la población.

«Cuando un producto no cuenta con notificación sanitaria la ciudadanía se expone a adquirir una enfermedad transmitida por los alimentos pues no ha pasado por los análisis que garantizan su inocuidad y seguridad», agregó Ana Karina Ramírez, directora ejecutiva de esta cartera de estado.

De acuerdo a la Organización Panamericana de la Salud (OPS) “Todos los días, se reportan casos de personas que contraen enfermedades debido al consumo de alimentos contaminados por microorganismos y/o substancias químicas tóxicas, que incluso pueden llegar a causar la muerte.”

Es por ello que la Agencia realiza controles permanentes para garantizar que los alimentos que llegan a las mesas de los ecuatorianos sean de calidad.

En esta acción conjunta de control, también se verificó que los productos que requieren refrigeración se encuentren dentro de los frigoríficos y ordenados de tal manera que se evite la contaminación cruzada.

Además, se invitó a los comerciantes a formar parte del control sanitario por medio del aplicativo celular Arcsa Móvil donde pueden verificar la validez de las notificaciones sanitarias reportadas en las etiquetas y la opción de ingresar denuncias en caso de presumir incumplimientos.

En lo que va del 2021 se han controlado más de 1.120 productos en Quito, además se han capacitado cerca de 6.000 personas sobre las prácticas correctas de higiene y manipulación adecuada de los alimentos.