EL PROBLEMA ES QUE  LOS HOMBRES NO NOS VEN COMO IGUALES. AÚN NO SE LLEGA A ESA PARIDAD. María Augusta Boada

Con el fin de generar espacios de empoderamiento de derechos de la mujer, en el Centro de Equidad y Justicia de Calderón  se realizó el conversatorio: “Mujeres de hoy”  el martes 18 de abril a las 16h30 con la participación de la Magister Maria Jose Boada docente de la carrera de Psicología  de la Universidad Politecnica Salesiana, quien visualizó a la “Mujer de hoy” en la academia,   y Alejandra Heredia pasante del Centro de Equidad, quien hablo sobre  Mujer, sociedad y violencia. Ambas expusieron sus ponencias.

Durante el conversatorio Boada  señaló que uno de los elementos más importantes con respecto a la mujer y a la universidad, es entender cuál es la responsabilidad que la academia tiene no solo en función de las políticas afirmativas de inclusión en cuanto al acceso; sino sobre todo la formación de como las universidades  dentro de lo académico también son responsables de erradicar ciertas prácticas históricamente situadas en la exclusión o modelos patriarcales y así mismo dentro de estos espacios establecer posiciones críticas de aquellas jóvenes que se forman al interior de  las universidades.

Por otro lado  Heredia expuso  su postura sobre cuál es la realidad de la mujer en la sociedad. Expreso que en la antigüedad media era vista como un objeto, como una propiedad del hombre y siempre vinculada a las acciones de trabajo del hogar. Ahora en la actualidad afirmo que la mujer ha ganado espacios en el ámbito social, laboral, pero  la manera que se ha ganado éstos, es sobre una lucha de poderes.  El hecho de decir “Yo soy mejor que el hombre y no mirando las capacidades de ambos sexos.

En cuanto a la violencia  manifestó que esta se da sin importar clase social, género, religión o etnia.

Por el contrario Boada explico, por citar un ejemplo en el ámbito laboral, las cifras revelan que no es posible hablar de reconocimiento de capacidades cuando no existe equidad, es decir cuando no se parte de igualdad de oportunidades, si se habla desde un principio que se ocupa los mismos cargos y formación, la mujer gana menos que el hombre. “Entonces no hay  problema de capacidades porque muchas veces no nos dejan demostrar de que somos capaces”.

Así mismo expresó que se ha podido establecer temas como la equidad de género, “Si uno ve los datos de educación, ciencia y tecnología se observa que si se ha tenido un avance considerable en los últimos 7 años, pero todavía la relación entre hombres y mujeres en cargos directivos existe  aún una  gran diferencia.

El conversatorio conto con la presencia de varios representantes de distintas organizaciones como la  Unidad de Vigilancia Carapungo, Distrito de  Salud Calderón, Federación de Organizaciones por la Niñez y Adolescentes de Pichincha.

Culminó cerca de las 6 de la tarde con la conclusión  de que la mejor  vía para llegar a una equidad de género es trabajar en procesos educativos, dirigidos tanto a hombres como mujeres.

Al respecto Boada manifestó que se pueden manejar distintos  niveles para educar: la primera parte viene desde  la casa. “Nosotras como mujeres somos las que educamos a los hombres. Lo primero que debemos hacer es DESMACHIZAR las mujeres para que eduquen hombres que operen con clave de equidad y no machista; es decir no operen desde el prejuicio y la discriminación sino desde la igualdad. En las escuelas colegios y universidades se enseñan ciencias pero los valores se aprenden en casa.

Otro de los niveles seria la educación de quienes manejan los medios de comunicación que tienen mas llegada que la educación formal porque desde ahí se establece el tipo de mujer que se aspira ser.

Flor Cusquillo del Distrito de Salud de Calderón  felicito por este tipo de conversatorios que ayuda a reflexionar de cómo se debe educar a los hijos desde el hogar para que no exista disparidad de género y ser más equitativos.

Estos conversatorios se los ejecutará cada mes y se interactuará con los diferentes actores sociales.

Otros datos:

 Cifras  de cómo se establece el ámbito jerárquico y de gestión al interior de la educación superior.

  • En el 2016 el número de mujeres que ingresan a las universidades equivale al 51% , mientras que el  número de hombres es un 49%. Se visibiliza que esta cifra de mujeres es mayor que los hombres;  sin embargo, pocas son las que concluyen la carrera universitaria. Entre las hipótesis por las que no culminan es la idea de que las mujeres tiene que encargarse de las actividades domésticas. Otro de los temas es el embarazo y la situación económica.
  • En el 2012, 3 de cada 10 hombres ocuparon cargos directivos, en el 2014 cambio la cifra a 5 hombres y 5 mujeres.
  • En cuanto a la redistribución de los profesores del 100%, 64% de docentes son hombres y 36% mujeres.
  • A nivel de maestría docentes universitarias mujeres son el 37% y hombres 63%.
  • En cuanto al grado más alto de la formación académica (Doctorado) el  70% son hombres y el 30% mujeres.

Cifras con relación al índice de desarrollo humano:

  • Empleo el 47% de la población que tiene empleo corresponde a las mujeres y el 58.9 % de hombres.
  • Subempleo 52% de mujeres 40.8% de hombres.
  • Desocupación:1% corresponde a mujeres y el 4% a hombres.

(Datos de la Secretaría de Educación Superior Senecyt y el INEC).