La exministra de Salud, Catalina Andramuño, no compareció este 2 de abril al pleno virtual de la Asamblea Nacional en donde debía explicar sobre su gestión durante la emergencia sanitaria por el COVID-19 en Ecuador.

Tampoco envió una justificación con los motivos por los que no se presentó ante los asambleístas.

El vicepresidente de la Asamblea, César Solorzano, que preside el pleno de este jueves 2 de abril, pidió que la funcionaria sea convocada nuevamente para la semana próxima.

Andramuño presentó su renuncia el 21 de marzo aduciendo que lo hacía por la falta de recursos para afrontar la expansión del coronavirus.

Afirmó que enfrentar una emergencia sanitaria sin recursos es complicado al precisar que no se ha recibido ninguna asignación presupuestaria por parte de la autoridad competente (Ministerio de Finanzas) para el manejo de la emergencia”.

Días antes de su salida, sin embargo, había asegurado que la cartera de Salud contaba con todos los recursos para hacer frente a la emergencia sanitaria.

La Asamblea Nacional tiene la facultad de fiscalizar a un Ministro de Estado hasta un año después de haber terminado funciones.

La asambleísta por la Revolución Ciudadana, Marcela Aguiñaga, anunció que su bancada presentará un pedido de juicio político en contra de Andramuño.

Quien sí se presentó de forma virtual es el presidente del Consejo Directivo del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), Paúl Granda, que arrancó explicando el estado en el que encontró a la entidad y la situación actual, con la que se enfrenta a coronavirus.

Sin embargo, el tema central fueron las compras de emergencia en las que ha incurrido el IESS y en las que se han encontrado varias irregularidades, como en la fallida adquisición de mascarillas a un costo de $ 12, cuando en el mercado se pueden encontrar hasta en $ 3,50.

Granda explicó que esta transacción nunca se llegó a ejecutar y que se están tomando todas las medidas para controlar que los recurso, que son de los afiliados, sean utilizados de la mejor manera posible.

Sin embargo, esta explicación no satisfizo a los legisladores. La asambleísta Cristina Reyes, del Partido Social Cristiano (PSC), arrancó pidiendo la dimisión de Granda a la que se unió la legisladora de CREO, Jeaninne Cruz, para quien la imagen de Granda genera desconfianza a la ciudadanía.

La sesión del pleno de este 2 de abril de 2020 continúa y se espera que Granda responda a varias inquietudes planteadas por los asambleístas.