Epidemiólogos coinciden en una serie de medidas que deberían adoptarse. Afirman que la población no volverá a la vida que tenía antes del aislamiento.

El martes será un mes de la cuarentena decretada para frenar el avance de la epidemia por COVID-19 en Ecuador.

Ese día iniciaremos una nueva semana de aislamiento con posibilidad de una nueva prolongación del encierro. Dependerá de las cifras. Y hasta el momento no son alentadoras.

Cerca del mediodía del ayer el Ministerio de Salud informó de más de 7.200 casos positivos. Los fallecidos, entre confirmados y probables, superaron las 600 víctimas.

El primer caso reconocido en el país por la pandemia que afecta a casi todos los países del mundo se anunció el 29 de febrero. Era una ciudadana que había llegado de Madrid, España, actualmente uno de los países con la mayor cantidad de casos y fallecidos.

Tras su deceso, Guayaquil se convirtió en la ciudad más afectada. La emergencia sanitaria decretada por el presidente Lenín Moreno incluyó medidas adicionales y especiales para el Puerto Principal, complicado por la acumulación de cadáveres en domicilios y morgues.

La emergencia aún podría durar un tiempo más. Pero, cuando el aislamiento termine la vida no será la misma. La higiene será algo mandatorio, señala la epidemióloga Beatriz León, pero cree que no se puede exigir eso si no hay agua.

Opina que deben existir cambios y considerar que el agua es una prioridad. Habla del distanciamiento social, pero reflexiona que hay personas que viven en espacios reducidos sin condiciones mínimas de espacio y eso también debe ser una prioridad.

Insiste en que la salud deberá estar primero y alrededor de ella debe girar el resto.

Fernando Sempértegui opina que debe prepararse a la población porque no se retornará a la vida anterior.

María Elena Díaz, médica y especialista Superior en Acupuntura China, precisa que la recuperación va a ser muy lenta, y “nos tocará empezar poco a poco, pero poniendo nuestro mejor esfuerzo. Habrá restricciones, menciona el epidemiólogo Sempértegui.

1. Movilidad

La movilidad deberá ser restringida. Implica reducir el número de pasajeros por unidad de transporte y aplicar rigurosamente esta medida.

2. Transporte y trabajo

Las empresas, centros de producción y oficinas deberán requerir la presencia de empleados y trabajadores en días alternos. Se mantendrá la opción de teletrabajo tanto como sea posible. Debe restringirse el transporte privado al 20 %, con dos dígitos en placa en días alternos.

3. Eventos

No deben abrirse de inmediato restaurantes o sitios de expendio de comida, tampoco centros de diversión: bares o discotecas. Eventos deportivos deben postergarse.

4. Recomendación

Es deseable la exposición al sol durante 30 minutos en brazos y piernas para restituir la vitamina D que se pierde en el aislamiento. Esta vitamina se sintetiza en la piel por acción de la luz solar, impide la depresión que suele acompañar al aislamiento y contribuye a mejorar la inmunidad.

5. Distanciamiento

La población debe practicar distanciamiento social de al menos metro y medio en reuniones o grupos de trabajo y no deben superar las 10 personas.

6. Desinfección

Si es posible, los zapatos de calle deben ser exclusivos y desinfectados al llegar a casa en un paño humedecido con solución de cloro (polvo o líquido comercial al 1 %. Un cuarto de taza en un litro de agua).

7. Contacto

Evitar el saludo con apretón de manos, el beso. No tocarse cara, nariz, ojos u oídos. Todas las personas usar mascarilla.

8. Implementos de aseo

Las oficinas, las empresas, centros de comercio deben disponer de provisión de agua y jabón. Los geles también son importantes.

9. Cierre

El experto cree que escuelas y colegios deben permanecer cerrados e implementarse la educación virtual. Conviene que los grupos muy jóvenes mantengan distanciamiento porque pueden estar infectados y sin síntomas.